no comments

3 recetas de tés descongestionantes para la nariz

El cambio en la temperatura, sobre todo de las estaciones más calientes a las más frías, suelen causar algunos problemas relacionados con el sistema respiratorio de las personas. Esto puede provocar una serie de complicaciones, como lo es la congestión nasal. Aunque la industria farmacéutica presenta algunas soluciones, invertir en ingredientes naturales siempre es beneficioso, tanto para la salud, como para nuestra economía.

Como sabemos, el sistema respiratorio está constituido por la faringe, fosas nasales, la tráquea, la laringe, los bronquios y los pulmones. Algunas de estas partes son responsables por los intercambios de gases y por la eliminación de sustancias tóxicas y agentes patógenos que ingresan a nuestro organismo desde del medio ambiente.

En caso de que esta eliminación no se realice correctamente, sobre todo por la baja inmunidad del cuerpo, estos patógenos pueden derivar en problemas más serios.

Involuntariamente, la respiración conlleva ciertos peligros, principalmente cuando las partículas más sólidas penetran en los canales respiratorios, lo que puede resultar en la obstrucción de las vías respiratorias, intoxicando al organismo. La acumulación de la secreción de la mucosa nasal puede provocar dificultad para respirar y una sensación similar al ahogamiento. Para remediar este malestar, a continuación te presentamos algunos tés que ayudan a combatir la congestión nasal:

Tés descongestionantes nasales

Té de jengibre

El jengibre es una raíz muy conocida en la medicina natural, debido a su eficacia y practicidad.

Para preparar un té de gengibre, sólo tienes que separar 500 ml de agua filtrada y un trozo de raíz de jengibre lavada, pelada y cortada en rodajas finas. Coloca el agua a hervir con el jengibre y deja en infusión por 10 minutos.

Pasado este tiempo, apaga el fuego y deja que la mezcla se asiente por 10 minutos. Deja la olla tapada, ya que esto ayudará en el proceso de infusión. Antes de beber, retira todo el jengibre, dejando sólo el líquido. Si lo prefieres, puede usar un poco de miel para endulzar. La indicación es que la ingesta diaria no exceda las dos tazas. Opta por tomar la bebida ligeramente tibia.

Té de ajo

El ajo es bastante conocido por sus propiedades antivirales y antifúngicas. Dependiendo de la forma en que es utilizado, también ayuda a combatir infecciones respiratorias que causan la congestión. Para tanto, se necesita una taza de agua filtrada y dos dientes de ajo. Una vez que comience a hervir, agrega una cucharada (de té) de azafrán. Deja reposar por 10 minutos. Usa un colador para retirar el ajo y la bebida estará lista para ser ingerida.

Té de menta

La menta es una planta que está relacionada con el tracto respiratorio debido a sus propiedades medicinales. Para acabar con la congestión nasal a partir del uso de esta hierba, basta con recurrir a la preparación del té. Para ello debemos colocar 200 ml de agua filtrada y un puñado de menta. Dejaremos que el agua hierva. Cuando comience a burbujear, añadiremos la menta y apagaremos el fuego.

Dejaremos reposar por 10 minutos; finalmente, sólo tenemos que emplear un colador para retirar toda la hierba. La indicación es ingerir de dos a tres tazas de esta bebida, de preferencia, caliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies