no comments

Beneficios de tomar agua con bicarbonato de sodio todos los días

El bicarbonato de sodio es un producto muy popular en millones de hogares en todo el mundo ya que, además de tener usos en la gastronomía, también facilita algunas tareas de limpieza y mejora la salud.

Aunque hoy en día muchas personas prefieren los productos convencionales que se ofrecen en el mercado, hay quien aún disfruta de los beneficios de este polvo blanco para muchos aspectos de su vida.

A pesar de que su consumo debe ser siempre moderado y en pequeñas cantidades, se ha demostrado que ingerir bicarbonato de sodio de forma regular puede apoyar al funcionamiento general del cuerpo; regulando el pH natural de la sangre y disminuyendo los índices de acidez.

Disuelto en agua, es uno de los mejores y más antiguos remedios naturales consumidos en el mundo, siendo una fórmula eficaz para proteger al organismo de diversas enfermedades.

Es un antiácido natural

Las propiedades antiácidas de este ingrediente natural son unas de las razones por las cuales es muy utilizado en nuestros hogares.

El bicarbonato puede neutralizar los ácidos estomacales y evitar la molestia del reflujo ácido, también conocido como ardor de estómago.

Diluido en un vaso de agua, es capaz de disminuir la inflamación y los gases, lo que proporciona de forma rápida una sensación de alivio frente a la indigestión.

Alcalinizante natural

La mayoría de las dietas genera organismos ácidos y susceptibles al desarrollo de numerosas enfermedades.

Por neutralizar la acidez y tener un efecto alcalino, el bicarbonato de sodio se ha convertido en un remedio natural para regular el pH del cuerpo y mejorar la salud. La acidez en el cuerpo podría estar asociada a un mayor riesgo de osteoporosis, artritis e incluso de cáncer.

Es antiséptico

El bicarbonato de sodio tiene un ligero efecto antiséptico que puede ser aprovechado para la eliminación de virus y bacterias que causan enfermedades.

Debido a esta propiedad, puede ser utilizado para tratar el dolor y la inflamación de la garganta.

Alivia las infecciones urinarias

Una mezcla de bicarbonato de sodio y agua puede actuar como una barrera protectora contra las infecciones gracias a su capacidad de reducir los índices de acidez en la orina.

Su ingesta se complementa con el consumo de agua y el jugo de arándanos, que suelen ser otras formas de evitar los episodios recurrentes de este trastorno.

Combate la gota y otros problemas articulares

Los niveles altos de ácido úrico en la orina y en la sangre de los tejidos del cuerpo pueden ser el origen de condiciones y enfermedades crónicas como la gota o la artritis.

El agua con bicarbonato de sodio regula el pH de la sangre y disminuye los índices de este tipo de ácido, actuando como un remedio para combatir estas enfermedades.

Mejora el rendimiento físico

El ácido láctico que se libera durante la actividad física puede acumularse en los músculos y en las articulaciones, causando dolor y fatiga muscular.

Para evitar que esto afecte el rendimiento deportivo, una buena opción es tomar bicarbonato de sodio diluido en agua, cuyos efectos controlan esta acidez.

Controla los niveles de colesterol

Beber agua mineral con bicarbonato de sodio podría tener un efecto positivo en la reducción del colesterol alto en la sangre, especialmente en el tipo LDL, también conocido como “colesterol malo”.

Sin embargo, debido a su alto nivel de sodio, no es recomendable para personas que sufren de hipertensión arterial, ya que en ese caso podría empeorar el problema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies