Cómo evitar las uñas frágiles con 7 soluciones caseras

Las uñas débiles y quebradizas son una de las peores pesadillas de las mujeres; causando molestias y rompiéndose con facilidad. La buena noticia es que puedes evitar las uñas frágiles y quebradizas en casa.

A continuación, te presentamos una lista de 7 soluciones caseras para evitar las uñas frágiles.

Aceite de vitamina E

Las uñas muchas veces se debilitan debido a la falta de una correcta hidratación. Para mantener las uñas hidratadas, el aceite de vitamina E es realmente útil, ya que las alimenta y fortalece.

Para ello, retira el aceite de una cápsula de vitamina E y aplica a tus uñas. Masajea suavemente para aumentar la circulación de la sangre. Repite todos los días por dos o tres semanas hasta ver los resultados. Otra buena opción es ingerir cápsulas de vitamina E por vía oral.

Para obtener mejores resultados, lo ideal es emplear este remedio antes de dormir.

Aceite de coco

El aceite de coco es uno de los mejores remedios caseros para fortalecer las uñas. Contiene grasas saturadas que hidratan las uñas y mantienen alejada cualquier tipo de infección.

Puedes aplicar el aceite de coco caliente directamente en las uñas y masajear suavemente durante 5 minutos. Esto mejorará la circulación sanguínea de las uñas. Realízalo dos o tres veces por día.

Vinagre de manzana

Este es otro remedio eficaz entre todos los remedios naturales para evitar las uñas frágiles. El vinagre de manzana contiene muchos nutrientes; destacando el hierro, el calcio, diversas vitaminas, el potasio, el magnesio, entre otros. También presenta ácido acético y ácido málico, que ayudan a prevenir infecciones en las uñas.

Para fortalecer tus uñas, mezcla vinagre de manzana con agua en cantidades iguales. Sumérgelas en la solución durante unos minutos. Empuja suavemente las cutículas hacia atrás, inmediatamente después. Haz esto diariamente por cinco días.

Jugo de limón

El jugo de limón ayuda a fortalecer las uñas, dotándolas, además, de brillo. Usa un hisopo de algodón empapado en jugo de un limón para aplicar en las uñas y utiliza tus guantes por la noche.

Aceite de oliva

Los aceites calientes pueden mejorar la calidad y la textura de las uñas. Mezcle partes iguales de aceite de jojoba, aceite de almendra y aceite de oliva. Caliente esta mezcla levemente (que sea soportable al tacto). Posteriormente, sumerge hisopos de algodón en la solución y pasa por las uñas. Deja por diez minutos, esto permitirá que el aceite penetre en las uñas y las fortalezca.

Yema de huevo

Si tus uñas se vuelvan débiles debido a la sequedad, este es el mejor remedio casero para que las puedas fortalecer en poco tiempo. Para ello, sólo necesitas masajear tus uñas con la yema de un huevo por dos minutos. Al finalizar, sólo tienes que enjuagar con agua fresca.

Jugo de naranja

El jugo de naranja contiene ácido fólico, esencial para el crecimiento de las uñas. Sólo tienes que extraer el jugo de una naranja fresca. Sumérgelas en un recipiente con el jugo por 10 minutos y enjuaga con agua tibia. Finaliza aplicando una crema hidratante.

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com