Cómo preparar remedios caseros con hierbas medicinales

Jugos calmantes, compresas, infusiones curativas y jarabes están entre los remedios caseros, que pueden ser preparados en casa con hierbas medicinales. Y tener un huerto puede ser más fácil de lo que imaginas. Ya que este tipo de plantas son, en su mayoría, bastante sencillas de cultivar. Sólo tienes que cuidar la calidad del suelo y el regarlas frecuentemente (sobre todo en temporada de calor). Así mismo, es sumamente fácil colocarlas en macetas dentro de la casa.

Ahora que ya sabes lo sencillo que es cultivar hierbas medicinales; a continuación te presentamos las ocho especies más comunes con las que puedes iniciar tu aprendizaje para preparar remedios caseros con el fin de aliviar los más diversos padecimientos. Echa un vistazo:

Malva – Infusión cicatrizante. Esta hierba medicinal es eficiente al realizar gárgaras con un té a base de ella; con el fin de aliviar el dolor de garganta y revertir los síntomas de la gingivitis. Receta: hervir una taza de agua, apagar el fuego y añadir una cucharada de la planta fresca. La infusión debe reposar por diez minutos y ser utilizada aún caliente.

Hierba limón – Jugo digestivo y relajante. Receta: hacer un litro de limonada (agua, jugo de dos limones y azúcar al gusto) y agregar una taza de té de hierba limón. Agitar bien y colar dos veces para eliminar el exceso de fibras de corte. Esta preparación se puede consumir fría o caliente. Si quieres potenciar el efecto; consume sólo el té de hierba limón.

Guaco – Jarabe expectorante y calmante. Ideal para controlar la tos. Receta: derretir 200 g de azúcar con clavo, canela y limón (cortado en cuatro, con cáscara). Añadir 500 ml de agua y siete hojas de guaco. Deja templar, apaga el fuego y coloca una cucharada de manzanilla. Cuela la mezcla y toma una cucharada dos veces al día.

Menta – Agua refrescante para mareos. Receta: añade un manojo de hojas de menta (de preferencia, frescas), rodajas de naranja y de limón siciliano en un litro de agua. Toma a cualquier hora del día.

Boldo – Agua digestiva, indicada para problemas hepáticos. También le da realce a la piel. Receta: para ½ taza de agua fría, coloca una hoja grande de boldo. Deja reposar por diez minutos antes de tomarla.

Melisa – Infusión calmante. Receta: hervir un litro de agua, apagar el fuego y añadir dos partes de hierba limón, una parte de melisa y ½ parte de albahaca. Espera diez minutos antes de consumirla.

Árnica – El árnica es ideal para aliviar los dolores provocados por golpes y torceduras. Receta: poner 20 g de árnica en 100 ml de alcohol y dejar reposar por diez días, aproximadamente. Almacenar el concentrado en una botella bien cerrada y, cuando sea necesario, diluir en ½ litro de agua. Pasa un trozo de tela remojado en la infusión sobre la lesión. Importante: no utilices el tinte en heridas abiertas o que no han cicatrizado bien.

Poleo – Compresa suave, eficaz contra las picaduras de insectos. Receta: lavar las hojas de poleo y colocar sobre las picaduras. La planta alivia la molestia de la picazón.

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com