Curar la tos seca con remedios naturales

Si estás padeciendo de tos seca sabes lo molesta que resulta, pues no tienes flemas para expectorar, solo sientes los abscesos de tos tras lo cual tu garganta se muestra con irritación y en definitiva además de la tos seca terminas con dolor de garganta por el mismo esfuerzo. El mercado farmacéutico cuenta con una gran variedad de remedios para tos, pero también puedes optar por los remedios naturales, los cuales también te pueden ayudar a terminar con la tos seca. En este sentido puedes elaborar fácilmente un jarabe para la tos con una cebolla pelada, lavada y cortada en trozos, los cuales los vas a agregar a dos tazas de agua que habrás colocado en una cacerola.

A las cebollas en trozos le vas a agregar tres dientes de ajos, los cuales habrás pelado, lavado y machacado y un limón que cortarás en rebanadas previo a haberlo lavado. Estos ingredientes van a hervir por algunos minutos. Después vas a retirar la cacerola del fuego para dejar que se enfríe y entonces le agregarás una cucharada de jengibre previamente rallado. Ya agregados todos los ingredientes los dejarás reposar y una vez frío lo colarás para obtener un jarabe para la tos seca que podrás beberlo ya sea frío o caliente.

Si esta tos se vuelve crónica puedes elaborar otro jarabe un poco más trabajoso de preparar pero que te resultará efectivo.

Para ello vas a cortar varios tallos de aloe vera para extraer el gel. Los lavarás con cuidado para retirarle las espinas y poder abrirlo, ya que necesitarás un cuarto de taza para colocarlo en una batidora o licuadora junto a un cuarto de taza de jugo de limón, media cebolla trozada, dos cucharadas de aceite de oliva, un cuarto de taza de miel y dos cucharadas de agua. Vas a obtener una preparación homogénea para beber el jarabe por la mañana cuando te levantas de dormir y otra dosis antes de ir a dormir. Prueba ingerir este jarabe toda una semana completa pero no dejes de consultar con tu médico ni abandones el tratamiento que él te ha indicado, ya que la tos seca y crónica puede deberse a otra patología que deberá ser tratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies