Dieta social: 7 consejos para cambiar tu alimentación

El concepto de alimentación saludable también incide en las cuestiones de bienestar y calidad de vida. Por eso, la dieta social busca unir el cuidado de los alimentos, sin que para ello tengamos que renunciar a las reuniones con los amigos. Pero, ¿qué hacer entonces cuando deseamos mejorar nuestra alimentación, sin cambiar radicalmente nuestra vida? Ante todo:

No tengas miedo: Uno de los principales factores de la mala alimentación es el sentimiento de culpa. Equilibrar la dieta mejora la calidad de vida, evitando la ansiedad y minimizando la compulsión a comer.

Estilo de vida saludable
: Más allá de la alimentación, un estilo de vida saludable contribuirá a mantener el equilibrio del organismo y mejorar la sensación de bienestar. Cuando estamos en paz, más felices, sentimos menos necesidad de comer por comer.

Respeta tu cuerpo: Cada persona tiene un límite, por lo tanto, es importante entender tu organismo. Entienda que la cantidad de lo que comemos es de suma importancia para mantener nuestro peso equilibrado y evitar ese sentimiento de “barriga llena”. Come despacio y mastica bien; esto te ayudará a controlar de mejor manera el hambre.

Sé consciente: A veces es imposible no “exagerar” en la comida. Sin embargo, es importante planificar estos momentos. Si vas a una fiesta, o sales a almorzar con tus amigos y sabes que vas a comer un poco más, monta un plan alimenticio saludable para antes y después de esta comida.

Deja de quejarte: Además de que no avanza en nada en términos de una alimentación más saludable, la persona que se queja de todo, también atrae a problemas a su cuerpo, como el estrés, la fatiga y las frustraciones, que afectan el rendimiento del organismo. Busca llevar una vida más agradable, ligera y tranquila, para disfrutar mejor de todos los momentos que se presenten.

Contrario a lo que suele creerse, no tenemos que cambiar, y mucho menos sufrir, para mantener una alimentación equilibrada y saludable. A pesar de comprender las dificultades iniciales de este proceso, existen diversos consejos que podemos poner en práctica para empezar con la conocida como dieta social de la mejor manera.

Es muy común escuchar a la gente decir coas como: “trato de hacer dieta, pero mis amigos me llaman para salir y no puedo contenerme”. Es cierto, una dieta suele centrarse en la elección de ciertos alimentos; pero salir con los amigos y tener miedo de comer palomitas de maíz con mantequilla, pedir un postre o tomar una cerveza puede empezar a alejarte de las personas. Para celebrar con tus amigos o familiares sin tener que desajustar tu dieta, sólo tienes que entender tu cuerpo y dosificar las cantidades de estos alimentos. El truco principal consiste en ser inteligentes y no en negarnos, como comúnmente se suele pensar.

Imagen dieta social

Imagen dieta social

A continuación te presentamos algunos sencillos consejos para seguir una dieta social con éxito:

1 – Entiende que “dieta” no debe ser una fase: Una cosa que es tan simple y vital para los seres humanos como la alimentación suele causar una terrible confusión en la mayoría de las personas. Nadie sabe qué comer, cuánto comer y, peor aún, muchos sienten miedo de comer. El temor de ciertos alimentos puede despertar ansiedad y frustración.

2 – Adopta un estilo de vida saludable: Esto no quiere decir que tengas que ser totalmente alternativo(a) y sólo consumir alimentos naturales. Para ser saludable necesitas mantener tu mente y tu cuerpo equilibrados. No sirve de nada estar delgado(a) pero con la cabeza llena de pensamientos inquietantes o con el corazón angustiado.

3 – Aprende a dosificar las cantidades: Hacer una comida dos horas antes del encuentro te puede ayudar a dosificar mejor los alimentos que consumirás; principalmente, porque llegar a la cita con mucha hambre te puede llevar a excesos innecesarios. Sigue una alimentación nutritiva compuesta por hidratos de carbono (pan, granola o avena), fuentes de proteína (queso, yogur, quinoa, pescado o pollo) y una fuente de grasa (semilla de chía, linaza, aceite de oliva, mantequilla de maní, nueces). ¿Qué te parece un pan integral con queso crema y pollo desmenuzado? ¿O yogur natural con granola y nueces en trozos?

4. – Respeta tu cuerpo: Solemos vivir en rutinas de prisa constante y, por ello, muchas cosas nos pasan desapercibidas. Una de esas “cosas” es nuestra sensación de saciedad. ¡Comemos sin pensar! Incluso sintiéndose llenas, las personas no paran de comer, simplemente por no conocer ni respetar su cuerpo. En tu próxima comida, trate de sentir los aromas y sabores de los alimentos, mastica de manera correcta, y cuando sientas lleno tu estómago, pero sin molestias; entonces deja de comer. No esperes hasta sentir que tu estómago está a punto de reventar.

5 – Come de lo que tengas ganas, pero con conciencia: El “comer con conciencia”, es algo que se desarrolla con el tiempo. Es más o menos así: En la noche asistiré a una boda y voy a comer bien. Así que hoy voy a comer algo más ligero en el almuerzo e iré a correr media hora. ¡Listo! ¡Todo se puede! Y para ello la planificación es la pieza clave.

6 – Deja de quejarte: No salir con los amigos y usar esto como motivo central te puede desanimar a cambiar sus hábitos. No es necesario anunciar al mundo que estás tratando de cambiar tus hábitos o utilizar este hecho como excusa para faltar encuentros.

7º – Sin exagerar: ¡Calma! Si comes mucho, es preciso tener conciencia de ello. Puedes, por ejemplo, comenzar el desayuno con cereal, jugo fresco, granola, yogurt, pan integral y beber agua, mucha agua. Si es posible, realiza una caminata por la mañana. Una alimentación ligera, con alimentos frescos, ayudará a que tu cuerpo se mantenga satisfecho sin que para ello tengamos que exagerar.

En resumen, una dieta social implica no privarse de buenos momentos, sino sólo saber dosificar. Recuerda: el gran enemigo de nuestra salud es el exceso. Comer debe ser siempre un placer, una alegría. No hagas de ello un tormento en tu vida. Después de todo, necesitamos comer para vivir, ¿verdad?

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com