Dolor de oido

Muchas veces, el dolor de oido puede ser consecuencia de un estado gripal o una inflamación en la zona bucal. Algunas soluciones útiles para este malestar son las siguientes:

– Si sospechas que el dolor de oído tiene su origen en una infección de garganta, entonces una receta útil para aliviarlo es tomar el jugo de algunos limones calientes.

– Otra fórmula consiste en impregnar aceite de almendra caliente en una bolita de algodón. Luego, colocarlo con cuidado en el área afectada. Las gotas de manzanilla o caléndula son buenas aliadas y también pueden ser utilizadas como se explicó anteriormente.

– Realiza una mezcla con 5 ml de aceite de soja y una gota de aceite de clavo. Efectúa un masaje en el cuello y alrededor de los oídos.

Imagen para dolor de oido

Imagen para dolor de oido

– En el caso de tratarse de una infección dental, te convendrá acudir al dentista. Algunas soluciones provisorias son masticar con la otra mandíbula e ingerir alimentos líquidos.

– Ten en cuenta que el frío es un gran enemigo de los oídos. Para evitar el enfriamiento, coloca un elemento caliente sobre la zona afectada. Puede ser una toalla o una botella envuelta. Al salir de tu casa, procura tapar bien tus oídos con una bufanda o un gorro.

Cómo tratar las infecciones de oído

Las infecciones de oído son más comunes en bebés y niños, pero también puede ocurrir en adultos. Estas infecciones suelen ocurrir por una congestión de la trompa de Eustaquio, que puede ser causada por el agua que quedó atrapado en el baño o el uso incorrecto de objetos de limpieza. Hay varios tipos de infección del oído, la más común la otitis media, que se encuentra en el oído medio detrás del tímpano. Si usted o su hijo sufren de una infección de oído, estar atentos a este artículo.

Los síntomas de la infección del oído incluyen dolor de oído, el oído bloqueado y pérdida de la audición, vómitos, náuseas, cuerpo febril. En los bebés las señales principales son continuas y llanto frecuente, irritabilidad, dificultad para dormir y fiebre.

A veces, las infecciones de oído pueden curarse a sí mismos, el uso de antibióticos no es necesario. Por lo tanto, con el fin de reducir el dolor, aplique un paño empapado en agua tibia en el oído, veremos como esta aliviaría el dolor causado por la infección.

También se puede tomar analgésicos o medicamentos para aliviar el dolor, tales como el ibuprofeno, indicado para el dolor y la fiebre, si está presente. Si lo prefiere, pregunte a su médico para obtener una receta de gotas para la infección del oído.

Además, hay algunos remedios caseros que pueden resultar eficaces para el tratamiento de la infección del oído. Uno se hace con el ajo, lo que debe hacer es aplastar dos dientes de ajo hasta que estén en una carpeta y ser capaz de extraer el jugo. Coloque 2-3 gotas de jugo de ajo en el oído dos veces al día.

El jugo de limón también puede ser utilizado para tratar infecciones del oído. Para ello, empapar un algodón en jugo de limón y ponerlo en el oído durante unos 10 minutos. Este remedio casero ha demostrado ser eficaz en los casos en los que la infección es causada por la acumulación de cera en los oídos.

Imagen Infecciones de oído

Infecciones de oído

Algunos tipos de infecciones de oído

Hay que tener en cuenta que los problemas del oído son más graves cuando se trata de partes internas y menos peligrosas si se relacionan con las áreas externas. Además, si no resuelve el problema correctamente (otitis media es una infección de oído que puede ser interno o externo) puede generar pérdidas (parcial o total) de la audición, mareos y malestar al hacer ciertas actividades.

La otitis externa se caracteriza por el flujo de líquido, dolor, enrojecimiento, pérdida temporal de la audición. Es causada principalmente por bacterias y, en menor medida, por los virus o los hongos.

La otitis media es muy común en los niños y los síntomas incluyen fiebre, dolor, irritabilidad, pérdida parcial de la capacidad y la falta de audiencia. Algunas personas son sensibles a este tipo de infecciones del oído y su condición se vuelve crónica.

Las infecciones del oído interno pueden causar náuseas, mareos, vómitos y pérdida del equilibrio. Aparece cuando la parte más interna del oído está inflamada, también conocida como laberintitis. Es raro, pero sus síntomas son intensos.

Los mejores remedios caseros para el dolor de oído

El dolor de oído es algo muy común, principalmente en niños pequeños, lo que es un gran problema, ya que auto medicarse en estos casos es muy inseguro.

Por eso, hoy, hablaremos sobre algunos remedios naturales que pueden contribuir a aliviar el dolor de una manera segura y sin miedo a los efectos secundarios.

Aceite de oliva

El aceite de oliva puede funcionar como un lubricante natural, lo que es muy bueno para aliviar el dolor de oído, después de todo, permite eliminar cualquier tipo de infección existente en esa región.

También ayuda a mejorar la sensación de zumbido, que suele presentarse en diversas situaciones.

Utilizarlo para este propósito es muy simple, basta con aplicar cuatro gotas de aceite de oliva caliente en el oído que duele. Este procedimiento debe ser realizado preferentemente por la noche y el oído debe ser tapado con un algodón.

Ajo

Por su gran poder analgésico y antibiótico, el ajo puede acabar con el dolor de oído rápidamente, sobre todo si la causa del dolor es una infección.

El remedio a base de ajo es muy fácil de preparar, para ello, sólo tienes que cocer un ajo con dos cucharadas de aceite de sésamo, colar y filtrar el aceite. Cuando esté completamente frío, coloca tres gotas en el oído afectado.

Cebolla

La cebolla es antiséptica y antibacteriana, lo que la hace muy eficaz para mejorar el dolor de oído con rapidez. Preparar el remedio casero con cebolla es simple, sólo tienes que picar una cebolla fresca y ponerla en un paño limpio. A continuación, colócala bajo la oreja, dejando actuar por al menos cinco minutos. El procedimiento se puede repetir varias veces al día.

Jengibre

El jengibre, por sus propiedades anti-inflamatorias, también es útil en casos de infecciones en el oído. Además, también es un analgésico muy eficaz. No dejes de probar este gran remedio casero, por si alguien de tu familia, o tú, presenta un episodio de dolor muy fuerte.

La mejor manera de utilizar la raíz para desinflamar y acabar con el dolor es aplicar tres gotas del jugo del jengibre en la región, tapando con un algodón, en pocos minutos se puede notar su efecto calmante.

Regaliz

El regaliz es muy conocido y bueno para tratar este tipo de dolor con efectividad. Para realizar el tratamiento, basta con calentar un poco de la hierba en dos cucharadas de mantequilla hasta que se forme una pasta. Después, aplicar en la parte externa (alrededor de la oreja).

Como se puede notar, los remedios naturales para mejorar el dolor de oído son muy fáciles de preparar, además de ser preparados con productos que habitualmente tenemos en nuestra cocina. Por ser productos naturales no es común que generen efectos secundarios.

Como se ha advertido en otras oportunidades, es preciso tener cuidado y no utilizar todos los medicamentos de una sola vez, o es mejor elegir el que te parezca más conveniente, en caso de que no funcione, prepara otro y prueba. Si ninguno de estos remedios caseros es suficiente, busca inmediatamente a un especialista, ya que el problema puede ser más delicado de lo que parece y requiere de algún tipo de tratamiento especializado.

Trucos caseros para aliviar el dolor de oído en los niños

El dolor de oído es una enfermedad de la que pocos niños se liberan, y es que existen un buen número de factores que pueden desencadenarla durante la infancia. En algunos casos de forma más persistente que en otros. Sin embargo, en bastantes ocasiones puede ser provocado por una infección catarral de las vías respiratorias altas, o por una infección de garganta; así mismo, algunos dolores de oído pueden provocarse debido a la presencia de cuerpos extraños en el canal auditivo. Otras veces pueden ocurrir debido a las lesiones que el niño provoca rascándose el conducto o por la entrada de agua en el oído, por ejemplo, durante la ducha o una clase de natación.


Si quieres aprender cómo aliviar el dolor de oído, tanto en niños como en adultos, a continuación te presentamos 7 trucos caseros:

1 – Aplicar un secador de pelo a una temperatura no muy elevada durante un máximo de 3 minutos cerca de la oreja, nunca directamente, para que el aire caliente entre en él ayudando a diluir el líquido acumulado en el interior.
2 – Exprimir un ajo y aplicar una gota en el oído. El ajo es reconocido por presentar cualidades analgésicas y actúa como un antibiótico natural que puede contribuir a aliviar el dolor.
3 – Poner unas gotas de aceite de oliva caliente o de almendra en el oído, ya que actúa como lubricante para aliviar el picor y la sequedad del mismo.
4 – Colocar una bolsa de agua caliente envuelta en un paño sobre el oído.
5 – Aplicar 3 gotas de leche materna en el oído.
6 – Poner a cocinar una cebolla pequeña o un poco de jengibre en el agua. Dejar enfriar y escurrir. Colocar en el oído 2 o 3 gotas de este líquido puede aliviar el dolor. Este proceso puede repetirse de 3 a 4 veces por semana, hasta que mejoren los síntomas.
7 – Cuando el niño tiene la edad suficiente para poder masticar chicle, este gesto puede aliviar la presión del oído, permitiendo el mejor drenaje de la zona.

Cómo evitar que los niños tengan dolor de oído

– Marcar una cita con el pediatra en caso de que el niño presente dolor persistente en los oídos.
– Es importante evitar la entrada de agua en el oído. Si nuestro hijo va a sufrir de esta enfermedad de forma repetida y tendrá que permanecer mucho tiempo en el agua, es recomendable utilizar unos tapones especiales que evitan la entrada de agua en los oídos. Esto es recomendable para todos los niños que practican cualquier tipo de deporte acuático.
– Limpiar las fosas nasales con agua de mar o suero para evitar que pase a los conductos auditivos.
– No utilizar hisopos o cualquier otro objeto que pueda empujar la cera hacia dentro y causar daños al oído. Para eliminar el exceso de cerumen se recomienda usar aerosoles naturales, o bien, lavar hasta donde se pueda, en la ducha, sólo con agua y jabón (sin dejar que el líquido entre directamente al canal auditivo).
– Evitar que el niño introduzca el dedo o cualquier otro objeto en el oído.

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com