Hidroterapia: conoce los 5 tipos de tratamiento y sus beneficios

El agua es sinónimo de vida. Alrededor de un 70% de nuestro cuerpo está constituido por este líquido y por eso esta sustancia es esencial para la salud y el bienestar. En muchas culturas, el uso del agua está relacionado con el mundo místico y también con los poderes de la religión. La hidroterapia es una forma de terapia que cuenta con algunos métodos que utilizan el agua como materia prima en tratamientos y medicamentos naturales.

La hidroterapia tiene formas de aplicaciones muy comunes, como baños que curan, la curación con compresas, inhalación y ejercicios.

Para cada forma de tratamiento de las aguas hay algunas piezas importantes de información, con indicaciones y precauciones. En este artículo, aprenderás más acerca de esta técnica natural y casera de tratar males y prevenir inconvenientes físicos y psicológicos.

¿Qué es la hidroterapia y cuáles son sus beneficios?

La hidroterapia es un tratamiento natural hecho por medio del agua. Sus diversas formas de aplicación son útiles para aliviar los síntomas, prevenir enfermedades, desintoxicar el organismo de sustancias nocivas, promover la relajación, estabilizar la temperatura del cuerpo y promover una revitalización del físico.

Los primeros registros del uso de la terapia de las aguas datan de 2400 años a. C.; donde muchas de las civilizaciones occidentales y orientales cuentan en su historia algún tipo de tratamiento por medio del agua.

Conoce, a continuación, algunos de los principales métodos de hidroterapia y cuáles son los materiales necesarios para llevarlos a cabo:

Tipos de hidroterapia y tratamientos de las aguas

Es posible obtener resultados causados por el agua en sus más variadas formas. Con temperaturas variadas, estímulos mecánicos con los cambios de presión y movimiento, reacciones químicas causadas por los minerales de su composición o mediante sustancias agregadas que confieren al agua un poder de curación.

Hidroterapia

1. Baños que curan

Los baños calientes son indicados para relajar la musculatura y la mente. Combaten la fatiga y promueven la desintoxicación del organismo. Los baños fríos ayudan a frenar la inflamación y promueven la activación de la circulación sanguínea.

Los baños de contraste, en los que se alternan las temperaturas, se debe sumergir la zona a ser tratada en agua caliente y luego en agua fría. Estos baños son útiles para tratar el insomnio y la congestión nasal.

Los baños de pies funcionan con la técnica del aumento de la temperatura. Basta con sumergir los pies en agua caliente (a temperatura soportable) y agregar más agua caliente conforme la misma se vaya enfriando; esto ayudará a mejorar la circulación y a desinflamar los pies.

2. La cura con calcetas

La curación con calcetas es una terapia alternativa muy usada en los niños, pero que también puede ser útil para los adultos. Se utiliza en casos de fiebre y congestión de las vías respiratorias. Para realizar el tratamiento, es necesario hacer un baño de pies y colocarse los calcetines, para que los pies se mantengan calientes. Lo recomendable, después, es ir directamente a la cama.

3. Compresas

Las compresas, así como los baños, pueden ser hechos con agua fría, caliente o alternando entre uno y otro.

Las calientes sirven para promover la relajación y favorecen la circulación de la sangre en el lugar. Son utilizadas para contener las contracciones musculares, como los cólicos y calambres. Su aplicación está indicada cuando hay dolor, pero no la inflamación. No están indicadas en las fases agudas de cualquier tipo de lesión.

Las compresas frías actúan dejando la circulación de la sangre menos intensa, siendo muy útil en casos de inflamación. Son favorables al tratamiento de artritis y artrosis. Las compresas alternas son útiles tanto para estimular la circulación como para contener la inflamación.

Así como los baños, las compresas pueden ser realizadas con aguas que contiene aceites esenciales, flores u otras sustancias con poder terapéutico.

4. Baño de vapor en la cara

El baño de vapor facial o la inhalación del mismo es un método de limpieza facial y alivio de malestares respiratorios. Además de ayudar a mantener la piel libre de impurezas y toxinas, el vapor también hidrata las vías aéreas y, dependiendo de la sustancia diluida en agua, ayuda a desobstruir las vías respiratorias.

5. Ejercicios con agua

Se pueden realizar, así mismo, ejercicios en el medio ambiente acuático. La fisioterapia ha desarrollado esta técnica para auxiliar en el tratamiento y recuperación de los pacientes.

Los ejercicios realizados en el agua permiten una amplia libertad de movimientos, ya que ofrece un bajo impacto. Pacientes con problemas en las articulaciones, estructura ósea y musculatura son ampliamente beneficiados por este tipo de práctica.

Para los niños, los ejercicios de este tipo pueden ayudar en el desarrollo psico-motor.

Para la práctica de esta modalidad de terapia de las aguas, busca un lugar que disponga de profesionales especializados para orientar en las clases.

Precauciones para la práctica de la hidroterapia

Tratamientos con agua fría: Comprobar la temperatura corporal. En caso de ser necesario, realizar ejercicio físico para activar el calor corporal antes de iniciar la terapia y después de su finalización.

Tratamientos con agua caliente: Si el cuerpo está frío, la temperatura del agua debe ser calentada poco a poco. No se debe aplicar agua caliente en caso de fiebre o temperatura corporal alta. Siempre aplica agua fría rápidamente al final de este tipo de tratamiento.

Interrumpe inmediatamente el tratamiento en caso de: náuseas, palpitaciones o persistente sensación de frío.

Siempre se debe descansar 30 minutos después de una sesión de hidroterapia.

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com