La ansiedad también se combate con prebióticos

Hoy os hablaremos de la ansiedad. Algunas personas pueden decir que nunca han sufrido de este síntoma (excepto en ocasiones especiales, en los que es bastante normal sentirse ansioso), otros admiten sufrir a menudo ese sentimiento molesto y otros no pueden vivir en paz por culpa de la ansiedad. A menudo, la ansiedad es infundada, pero a pesar de ello, ser capaz de descansar, es muy difícil. Por supuesto que hay fármacos específicamente diseñados para reducir los síntomas de la ansiedad, pero personalmente yo siempre prefiero utilizar métodos naturales, como la melisa, tila, manzanilla

Pero, ¿y si la respuesta estuviera escondida en los prebióticos? Cada vez hay más investigaciones que estudian el papel que desempeñan en la salud mental los microbios que viven en nuestros intestinos.

Recientes estudios en animales han demostrado que los cambios en las comunidades bacterianas intestinales podrían reducir eficazmente la ansiedad, y también influyen en los niveles de cortisol, que es la hormona del estrés. Otros estudios también se han llevado a cabo en los seres humanos, y han confirmado que, efectivamente, puede haber una relación entre las bacterias intestinales y la salud mental.

Se ha encontrado que tales suplementos que aumentan las bacterias “buenas” en el intestino pueden alterar la forma de procesar la información emocional, lo que sugiere que los cambios en las bacterias intestinales puede tener un efecto calmante sobre la ansiedad. Este estudio fue publicado en la revista Psicofarmacología, y abre la puerta a un nuevo tratamiento de los trastornos de ansiedad.

Los datos obtenidos de estudios en animales parecen muy interesantes y resultan muy sugerentes, [pero] todavía estmamos esperando resultados convincentes de estudios en humanos.

Para analizar mejor el tema, los expertos han examinado una muestra de 45 personas sanas de edades comprendidas entre 18 y 45 años, que hayan tomado un prebiótico o un placebo todos los días durante tres semanas. Al final del estudio, los voluntarios han completado varias pruebas en equipo, para evaluar la forma en que procesan la información emocional, como las palabras negativas y positivas.

Mujer con ansiedad

Mujer con ansiedad

Durante la prueba, las personas que tomaron el prebiótico habían prestado menos atención a la información negativa, y más atención a la información más bien positivo, en comparación con las personas que tomaron el placebo. Un efecto similar se observa en personas que han tomado medicamentos para el tratamiento de la depresión o la ansiedad, y este hallazgo sugiere que las personas que han tomado en el prebiótico sentirían “menos ansiedad en el rostro ante estímulos negativos o amenazantes”.

El estudio también mostró que las personas que habían tomado prebióticos tenían menores niveles de cortisol en la saliva de la mañana, frente a las personas que tomaron el placebo. Los altos niveles de cortisol se sabe que están asociados con un alto nivel de estrés, la ansiedad y la depresión.

Pero, ¿cómo puede explicarse un fenómeno así? De acuerdo con los expertos aquí desempeña un papel importante sería el nervio vago, que transmite la información sensorial desde el intestino al cerebro. Pero las bacterias del intestino también pueden afectar al sistema inmunitario, lo que podría, a su vez, afectar el cerebro.

Por supuesto, es todavía demasiado pronto para decir que tomando prebióticos podemos aliviar la ansiedad, pero la investigación en este sentido es, sin duda, muy interesante.

vía | Livescience.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies