La preparación para el parto

La mujer debe prepararse para el parto a partir del a semana 32 del embarazo hasta que nazca el bebé, esta preparación psicofísica incluye una preparación psíquica y otra preparación física.La preparación psíquica se encargará de mitigar los miedos característicos de toda mujer con respecto al trabajo de parto y con el crecimiento de si bebé durante todos los meses de su embarazo.

Esta preparación psíquica durante los meses anteriores a la semana 32 la llevará adelante su médico obstetra en cada visita donde la embarazada tendrá anotadas todas las preguntas que desea hacerle a su médico, ya que es éste el único habilitado para responderlas, porque teniendo en cuenta que cada organismo es distinto y responde de manera diferente a todo estímulo, consecuentemente cada embarazo es distinto también. Por lo tanto aquello que pueda escuchar de otras embarazadas, debe ser consultado en la visita con el médico.

La terapia está compuesta por de un grupo de mujeres que han pasado por la misma situación que responden a las preguntas supervisadas por coordinadores y médicos, quienes enseñan las técnicas de relajación y la disminución del dolor gracias a la meditación.

La técnica de relajación y respiración es fundamental en el momento del parto.

La respiración debe acelerarse para que las contracciones se vuelvan menos dolorosas porque se relaja la zona pélvica, de ahí que la meditación se vuelva muy importante porque enseña a relajar cada uno de los músculos, evitando de este modo que las contracciones sean dolorosas al extremo.Luego en la preparación física se va adecuar al cuerpo para que pueda soportar las presiones de las contracciones y sobre todo al llegar cerca de la fecha de parto se va a enseñar a pujar con ejercicios de respiración y la postura adecuada.

Todas estas técnicas son supervisadas por obstetras. Ellos son quienes enseñan el cuidado del bebé y como darle de mamar. Posturas cómodas para la lactancia a fin de cuidar la espalda de la madre, horarios de comida, cambios de pañales y limpieza del cordón umbilical. El padre cumplirá un rol muy importante tanto en el cuidado de la embarazada, en el momento del parto ayudándola y luego con la atención al recién nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies