La relación cuerpo y mente para lograr el peso correcto

La mayoría de las veces ante la situación de una persona con sobre peso o una persona obesa ponemos nuestra mirada sobre la cantidad de comida que está ingiriendo esa persona en cuestión que por cierto no es la cantidad correcta ni siquiera la mejor calidad.Pero pocas veces pensamos que existe una relación constante entre cuerpo y mente.

Es decir que una persona se encuentra con un trastorno alimentario importante que la ha hecho engordar porque su patología no está presente en su cuerpo sino en su mente. Entonces para lograr que ella reduzca a cantidad de porciones y comience a llevar una vida sana con una dieta equilibrada, ante todo hay que introducirnos en su mente para que deje de identificarse como una persona gorda u obesa. Simplemente porque en su subconsciente y al mirarse al espejo, aunque no le guste lo que le devuelve como imagen, esa es su característica.

Esta persona siempre se ha identificado como “gorda”, entonces si piensa que de ahora en adelante va a ser “delgada”, ya no la van a llamar “gorda” y puede ser que no se conciba como tal.Ante esta situación, es el psicólogo quien debe intervenir para hacer hincapié en las causas de su gordura dejado por un tiempo de lado la reducción de la comida. Es decir que se deberá atacar la causa para luego subsanar los efectos. La causa está encerrada en su mente y los efectos o métodos de defensa será la comida y todo lo que le brinda placer y la hace sentirse identificada como gorda.

El profesional le enseñará que puede dejar de identificarse como gorda y por el contrario identificarse como delgada y continuar siendo la misma persona.
Si no se interviene sobre estos aspectos, una persona con un problema que está en su mente aunque se empeñe en hacer cuanta dieta pase por sus manos nunca le resultarán efectivas porque su problema no está en su cuerpo sino en su mente.

Para este tipo de tratamientos el psicólogo cuenta con la hipnosis o las técnicas de sugestión para que de a poco la persona comprenda que puede ser la misma, sin esa gordura que la acompañó durante tanto tiempo.Luego, una vez que el psicólogo considere que los síntomas de defensa han desaparecido o se encuentran en proceso de desaparición podrá comenzar un tratamiento para adelgazar incorporándole nuevos hábitos alimentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies