Los trastornos digestivos que afectan al tracto digestivo y a su entorno

Muchos trastornos digestivos que afectan al tracto digestivo y a otros órganos que son asociados a él. En principio el aparato digestivo está conformado por las glándulas salivares, la vesícula, el hígado y el páncreas. El tracto digestivo es un tubo que mide cerca de 7.3 metros o 24 pies de largo y está compuesto por una serie de secciones que incluyen el esófago, la boca, el estómago, el intestino delgado y grueso, el recto y el ano. El tracto digestivo se encarga de descomponer los alimentos llevando los nutrientes a todo el cuerpo para proporcionar la energía necesaria, interviniendo en el crecimiento y también se encarga de eliminar los desechos del organismo.

La contracción rítmica de los músculos que recubren el esófago, llamada peristalsis, movilizan los alimentos al estómago impidiendo que el contenido del estómago pueda regresar al esófago produciendo reflujo. Esta función es ayudada por un anillo de músculos en la base del esófago. Los problemas pueden aparecer si hay un cambio estructural o funcional en el tracto digestivo o en sus órganos adyacentes y asociados. Los trastornos del aparato digestivo que se pueden aliviar, prevenir o tratar con una buena alimentación o con cambios en el estilo de vida son los más comunes, son problemas que aparecen de forma circunstancial como por ejemplo la indigestión, el estreñimiento y la diarrea.

Como causa común de la indigestión es el reflujo gastroesofágico, en el cual los jugos gástricos del estómago se regurgitan. Las úlceras pépticas que afectan el estómago o el duodeno pueden llegar a ser persistentes o recurrentes. Luego, algunos trastornos como la enfermedad de Chron y la colitis ulcerosa son inflamatorias del intestino y afectan la absorción de los nutrientes. Otros trastornos como la enfermedad celíaca y la intolerancia a la lactosa son el resultado de una reacción a una sustancia que se encuentra presente en ciertos alimentos. Los trastornos digestivos que afectan al tracto digestivo y a su entorno pueden ser solucionados y tratados con una alimentación adecuada y cambiando el estilo de vida, siempre que se trate de trastornos comunes y circunstanciales, pero siempre es aconsejable hacer una consulta con el médico de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies