Malfunción linfática, como detectarla

El sistema linfático cumple una función importante en la eliminación de toxinas en el cuerpo, pero puede verse desbordado. Además, aunque el sistema linfático sea el eje de la inmunología corporal, también se ocupa de la limpieza, como la extracción de tóxicos de la sangre. La inflamación de los ganglios es uno de los síntomas de su mal funcionamiento.

Si bien es una reacción normal ante agresiones externas, la cronicidad en sus manifestaciones es un indicador de colapso tóxico en el organismo y de la presencia de linfoma o tumores en el sistema linfático. La retención de líquidos es otro indicio para detectar la malfunción linfática. Esta problemática se trabaja en asociación con los riñones y la piel, pero principalmente a través de la depuración linfática.

Las alergias constituyen el tercer indicio de malfunción linfática porque son reacciones del estado del sistema inmunológico. Como los alimentos son la principal causa de congestión del sistema linfático, que repercute en las defensas inmunológicas. Las grasas hidrogenas o margarinas, los refinados como la sal y el azúcar y el exceso de comidas cocidas y desvitalizadas deben evitarse.

Malfunción linfática

Malfunción linfática

Las frutas y verduras ricas en vitamina A como la zanahoria y el zapallo, vitamina C como cítricos y vitamina E como girasol, germen de trigo y nueces son un aliado para la buena salud del sistema linfático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies