no comments

Medicina Alternativa: hierbas medicinales y especias

Bien utilizadas, las hierbas y especias pueden hacer magia en cualquier cocina, transformando un plato corriente en una comida inolvidable.

Pero además de ser los artilugios que le agregan sabor a los alimentos, disminuyendo la necesidad de usar sal, muchas de estas hierbas han sido reconocidas desde tiempos ancestrales como la cura o, al menos el alivio, para variados males.

El eneldo, por ejemplo, una hierba aromática de sabor dulce y fuerte muy utilizada para preparar salsas y pickles (debido a que es un preservativo natural que impide el crecimiento de bacterias), así como pescados y panes, es una excelente ayuda digestiva.

De hecho, los antiguos egipcios, griegos, romanos, chinos y hasta los vikingos, lo usaban para asentar el estómago y herbalistas tradicionales lo aconsejan para los cólicos de los bebés y para prevenir la flatulencia y la diarrea infantil.

Las raíces y hojas del perejil, pariente cercano del eneldo, una de las hierbas más comúnmente utilizadas en la cocina, son muy buenas para aliviar los dolores hepáticos y un té de sus semillas rotas, según algunos especialistas, termina con los piojos instalados en el cabello.

El cilantro y el coriando, en realidad son dos hierbas que provienen de una misma planta, pero una se refiere a las hojas y otra, a las semillas y sus sabores difieren en intensidad.

De la misma familia del perejil, también promueven la digestión, alivian los cólicos y previenen las infecciones en heridas menores. Además, son un agente desinflamatorio.

La albahaca, bebida en forma de té caliente, es buena para tratar las naúseas y los dolores causados por la flatulencia.

Planta de perejil

Planta de perejil

Y aunque el orégano sea el acompañante ideal de las pizzas, es bueno saber que, durante siglos, su popularidad se debió más a sus usos medicinales que culinarios. Los griegos utilizaban sus hojas para tratar inflamaciones y músculos adoloridos y los doctores chinos tradicionales lo han usado para aliviar la fiebre, los vómitos, la diarrea y la picazón en la piel, mientras que en Europa aún se usa para facilitar la digestión y suavizar la tos.
Además, tiene una larga reputación como promotor de la menstruación, por lo que no se recomienda su uso en grandes cantidades durante el embarazo.

El tomillo, que también posee thymol, actúa como expectorante y sus propiedades como antibacteriano y antifunguicida han sido ampliamente reconocidas durante siglos.

El romero, esa hierba con leve aroma a pino que tan bien realza los sabores del puerco y el cordero, tiene fama de mejorar las habilidades para estudiar mediante el refuerzo de la memoria. Sin embargo, esto no se ha comprobado.

En cambio, se han descubierto otros beneficios. El principal, sin duda, es que se trata de un poderoso antioxidante, por lo que varios estudios están investigando el potencial en esa área.

Si en algún lugar de su cocina tiene salvia, preste atención, porque a través de la historia, se ha utilizado como un relajante muscular, un antitranspirante y un efectivo tratamiento para los dolores de garganta, diarrea, enfermedades venéreas y muchas otros padecimientos.

Aunque la principal es su cualidad antiséptica y en estos momentos se están efectuando investigaciones para determinar su rol en la diabetes, ya que se cree que el té de salvia mejora la actividad de la insulina.

Y durante la dulce espera, lo mejor puede ser tener a mano algo de jengibre, ya que se cree que alivia las náuseas y vómitos matinales de las embarazadas, así como la acidez estomacal.

Pero no es lo único que hacen. Son reconocidos en su lucha contra las infecciones, en especial para la higiene bucal y los dolores de dientes y muelas.

Otra especia que tiene propiedades insospechadas es la canela. Ingrediente tradicional en la cocina de Marruecos, es también una buena solución para los problemas de náuseas, vómitos, diarrea e indigestión.

Usada medicinalmente durante miles de años (los herbalistas chinos la recomendaban para bajar la fiebre, detener la diarrea y regular los problemas menstruales), la ciencia moderna acaba de confirmar su valor en la prevención de infecciones e indigestiones.

Incluso, el hecho de que varias pastas dentífricas tengan sabor a canela no es casualidad. Se debe a que, como antiséptico, ayuda a matar las bacterias que causan caries en los dientes y enfermedades en las encías.

Además, investigadores del US Department of Agriculture han descubierto que la canela ayuda a disminuir la cantidad de insulina que necesitan los diabéticos para metabolizar la glucosa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies