Medicina Alternativa. Terapias centradas en el cuerpo

A grandes rasgos, el campo de la psicología somática opera con unas pocas premisas básicas. Una es que cualquier evento que ocurre impacta nuestro ser completo: físico, emocional, cognitivo y espiritual. Ciertamente,cualquier evento debe llegar a través del sistema sensorial permeando nuestra piel para registrarse en el resto de nuestro organismo, incluyendo nuestra mente. Y la única manera en que la mente se puede manifestar es a través de las acciones del cuerpo en el que está incorporada. Si pensamos un pensamiento agradable, nuestros músculos y órganos nos ayudan a  a crear ese pensamiento con sus apretujones y estremecimientos. Los pensamientos, en este sistema, no son sólo eventos de la mente, sino también acciones físicas manifestadas por el organismo. La psicología somática percibe este cuerpo/mente como un espiral de retroalimentación o como un continuum  en ves de dos sistemas separados y (esperanzadamente) cooperativos.

El funcionamiento saludable es físico tanto como emocional, cognitivo y como experiencia de comportamiento habitual, cualquier disfunción en cualquier parte del  continuum del organismo afectará a todo el sistema. Cualquier terapia que valga la pena debe dirigirse a esta correspondencia básica y operar desde ella.

Energía

La siguiente premisa es que como humanos somos un sistema único de energía. Nuestra energía es la forma y expresión de nuestro “estar vivos”. Muchos de nosotros pensamos en nuestra energía en términos de cuánta tenemos o no tenemos en un día determinado, pero no podemos definirla de una manera práctica o poética. Literalmente, es la fuerza o poder (energía de manifestación física) de nuestro organismo. También podríamos decir que es el combustible por el cual podemos progresar  a través de la vida, es decir la chispa divina por la cual nos entendemos a nosotros mismos como humanos. Sentimos nuestra energía como pulsante, parecido a las olas del oceano. Nuestra energía viene y va, nuestras emociones suben y bajan(como la marea), nuestra respuesta intensa ante la vida viene en estremecimientos y sacudidas.

La energía, la materia y el espacio parecen ser tres ingredientes del universo, todo lo que existe en el universo esta compuesto de estos tres elementos. La psicología somática le pone una  atención exquisita y detallada a la energía humana. Es la forma y proceso de nuestro intercambio de energía con el mundo exterior lo que determina nuestro sentido de quiénes somos y cómo actuamos. Nos encogemos ante el stress, o explotamos? Cuáles eventos agotan mi energía,cuáles la expanden? Es a través de patrones familiares de energía que empezamos a conocer quiénes somos. En este campo, observamos cómo la energía del medioambiente es absorbida por la gente, cómo es procesada por ellos y cómo es expresada de vuelta, parecido a como los biologos estudian cómo una planta absorbe la luz solar, empieza la fotosíntesis y excreta oxígeno. Los eventos son percibidos como estímulos  de nuestro flujo energético. Este flujo energético se entiende y etiqueta a través de cómo impacta en la forma y densidad de nuestra estructura física, que luego determina nuestras acciones energéticas siguientes.

Cuando alguien me felicita, la sangre me colorea las mejillas y se me calienta la cara. Mi estómago  se  siente revolotear, y yo etiqueto este evento energético como vergonzoso. Si he sido criticado, encojeré el área del pecho. O , si me encojo en el área del pecho,estoy predispuesta a interpretar las palabras de las otras personas como críticas. Esta energía se descarga luego en el ambiente en la forma de una conducta determinada, tales como emociones,palabras,gesticulaciones y moverse de un lado para otro. Cualquiera de estas descargas energéticas pueden ser respuestas espontáneas y saludables en el momento, o pueden ser reactivas y actuaciones condicionadas por nuestra relación histórica con la energía. Cómo usamos nuestra  energía ya sea como respuesta o reactivamente es visto como uno de los temas nucleares del trabajo somático. La energía a menudo es percibida como sobreapretando o desamarrando el cuerpo, como el resultado el resultado de nuestro uso de la tensión o el colapso como defensa estratégica.

Uno de los estamentos de valor de la psicología somática es que nuestra energía es una función de vida tan fundamental que ninguna parte de ella puede ser mala. Muchas patologías son vistas como el resultado de un castigo por tener o expresar nuestra energía. Cuántas historias hemos oído  o nos han contado de que esta mal  excitarse mucho, hablar muy alto, ser muy sexuales, muy algo? Wilhelm Reich (1986) creía que nuestra sociedad  moderna era una fuerza mayor represiva que aplastaba y nos quitaba nuestras energías, y que esta represión era la base de toda enfermedad. Esta visión contrasta con el concepto de libido de Freud (1955), que el veía como una forma primitiva , no social de energía que se encontraba en nosotros que debía ser controlada para que la sociedad pudiera operar. La psicología centrada en el cuerpo cree que juzgar cualquiera de nuestras energías como fuera de control y potencialmente peligrosa es una profecía autocumplida. Cualquier energía que odiemos o temamos se volverá torcida y herida, y no será sentida o expresada normalmente.

Este campo también está interesado en los espirales de energía de sentimiento y expresión. El sentimiento es generakmente equiparado con la sensación, y con el flujo pulsante de energía dentro del cuerpo. Ocurre dentro de los lindes del ser que son los datos sin procesar de nuestra experiencia y nuestro sentido de quien somos. Nuestra habilidad de permanecer receptivos a la sensación interior de energía y la energía de manera incondicional se perciben como el componente primario  de una autoidentidad sana. Muchos practicantes trabajan para ganar la sensación y la pulsación de energía  teniendo clientes que incursionan en la pista y validando el despertar sensorial (Gendlin,1978, Hanna, 1987). Es como la asociación libre Freudiana a nivel corporal.

La expresión es también un componente primario del sano funcionamiento. Como los practicantes nuevos tienden a usar la expresividad en forma intensa y explosiva (como patear, gritar y aporrear) como estrategia para contrarrestar la represión de la expresión social, el campo emplea esta y otras opciones para liberar mandatos que restringen o disminuyen nuestro movimiento, hablar u otras expresiones. Muchos clínicos se focalizan ahora en las expresiones que comunican con mayor precisión nuestra experiencia interior. Algunas veces esto significa que hemos aprendido a exagerar nuestra expresividad y necesitamos encontrar maneras de exponerla más calmadamente. Muchos clínicos se focalizarán en la etapa en que el evento energético donde se forma la exitación que se está construyendo.(Keleman,1975) o conteniendo (Rosenberg & Rand ,1985). Pesso (1973) siente que es una necesidad básica humana tener límites, y contener nuestra energía, aún momentáneamente, es percibido como importante para nuestra habilidad de dar significado a nuestra experiencia. Para todos los practicantes somáticos, sin embargo, la terapia y la salud general involucran la expresión física  de uno mismo a través de los sonidos vocales y movimientos. A menudo esta expresividad es vista como una manera de reestablecer la pulsación sana y la vibración que es la forma  natural del flujo de energía del cuerpo. Habitualmente el contener nuestra energía en el interior tiene la tendencia a incrementar las rigideces tensionadas de nuestras estructuras, deprimir nuestra energía futura y crear una noción rígida de quiénes somos. El expresarla muy rápidamente o caóticamente nos roba nuestro sentido del ser, y nuestra efectividad en el mundo. Muchos teóricos han desarrollado modelos para este proceso energético básico. Keleman (1975) le llama la carga, formación y proceso de descarga. Los eventos crean carga en el cuerpo, que construye y le da significado e identidad personal, y luego es descargado como expresión y termina en relajación. Pesso (1973) utiliza una fórmula simbólica de energía en acción/interacción. La Psicoterapia Integrada del Cuerpo (Rosenberg y Rand, 1985) le llama excitación, carga, liberación y resolución. Muchos de estos son derivaciones del trabajo pionero de Wilhem Reich.

Muchos modelos centrados en el cuerpo creen que el cuerpo se puede dividir en segmentos energéticos o zonas, y que diferentes segmentos, debido a su forma y función, almacenan diferentes memorias, emociones, temas y traumas. A menudo este análisis de los segmentos del cuerpo pueden ser rastreados hacia tras en el tiempo hasta Reich, y las creencias orientales acerca de los chakras o centros de energía del cuerpo. Los bloqueos energéticos en los diferentes segmentos pueden distorsionar los afectos , la postura y el movimiento de maneras características, y pueden dar como resultado enfermedades específicas emocionales y físicas. Generalmente , estas áreas son las siguientes, desde arriba hacia abajo:

  • El segmento ocular (alrededor de los ojos) contiene temas acerca de lo que nos permitimos ver.
  • El segmento oral (boca, mandíbulas,garganta), temas de comunicación, ser oídos y el tomar la nutrición o el rechazo.
  • El segmento torácico (pecho y diafragma)-rabia y tristeza, rechazo y anhelo.
  • El segmento abdominal : miedo, temas de digestión.
  • El segmento pélvico (órganos reproductivos y eliminativos): sexualidad, vitalidad, sobrevivencia y contención.
  • Algunos practicantes también se focalizan en las piernas como la parte del cuerpo relacionada con el enraizarse (Hendricks,1991;Rosenberg & Rand,1985;Smith,1985).

Movimiento

El movimiento es un tema central en la psicología somática. El movimiento es la manera en que definimos la vida – el latir del corazón, el pulsar de los pulmones, y el  enviar ondas del cerebro, su ausencia es llamada muerte o estado inanimado. En este campo, cualquier movimiento es percibido generalmente como un tipo de vibración o pulsación  que puede ser visto como un continuo desde lo grosero( la locomoción, como caminar) al rango medio (el bombear de los fluidos en el cuerpo,gestos corporales, estremecimientos emocionales) a lo fino ( intercambio de iones, metabolismo celular, impulsos eléctricos). El proceso pulsatorio es percibido como el movimiento primario de la vida – expansión y contracción- como el respirar, como las alternancias de apretujar y relajar de la digestión, y el movimiento de llenado y expulsión de sangre del corazón. En su forma simple, la diagnosis somática es una asesoría de hacia dónde se está moviendo una persona en su  cuerpo y su vida, y hacia dónde no. La terapía tratará de restablecer el sistema de motilidad y pulsación.

El cuerpo como Metáfora

En última instancia , la psicología somática percibe al cuerpo como una huella, templada o metáfora para toda experiencia. Esto está ilustrado en cómo usamos el lenguaje. Decir que una persona es “un dolor de cabeza” significa algo real en lo somático. El tener ulcera tiene relación con el flujo de energía abdominal. Soñar el “no tener piernas” es una afirmación sobre el pararse o enraizarse.

Los terapeutas somáticos escucharán nuestras palabras, imágenes, y sueños sobre el cuerpo para acceder a cómo percibimos y organizamos nuestra experiencia (Dychtwald,1977;Hannna,1987;Johnson,1983;Kurtz y Prestera,1976). Cuando estamos influenciados por otra persona, nuestro ser completo es afectado. Nuestra postura, prestancia y la forma de nuestros gestos para conformar a los otros que son significativos para nosotros. Le enseñamos a nuestras emociones el fluir de maneras que están en sintonía con el ambiente de nuestra familia de origen. Es en este sentido, que llevamos físicamente todos los caracteres, historias y arquetipos de nuestra niñez, y llevamos estos hacia la edad adulta  como nuestro sentido acerca de cómo funciona el mundo. Nuestras familias  tienden inconscientemente a actuar  comedias o tragedias clásicas. Si mi madre actúa el rol de martir/heroína tipo Juana de Arco a mi padre alcohólico quien está en el rol de Atila el Huno, yo orgánicamente tomaré un rol para acomodar y mediar entre los otros dos. Entonces defenderé mi postura en el escenario con gestos, posiciones, patrones de lenguaje, temas de salud, etc que no se relacionen con el momento presente, sino con mis hábitos históricos de relacionarme que he practicado desde mi concepción.

La psicología somática busca disolver estos caracteres que se han absorbido orgánicamente a través de la experiencia directa de nuestra energía y movimiento. De esta manera , podemos vivir libres de la tendencias que hemos necesitado y que nos han deformado para sobrevivir nuestros años formativos.

Desarrollo Humano desde una Perspectiva Somática

La psicología somática sostiene ideas únicas acerca del desarrollo humano. Mientras el campo se da cuenta y utiliza en forma extensiva las ideas los clásicos como Winnicott,Mahler,Piaget, y otros, también ofrece perspectivas diferentes del desarrollo infantil. Particularmente observa el cómo las necesidades de desarrollo y las tareas son trazadas como rutas  através del cuerpo, y cómo las interacciones físicas en la familia han impactado sobre la maduración psiquicológica. Apunta el hecho que desde la concepción hasta un tiempo antes de nacer estamos sin gravedad , en un mundo horizontal, siendo sostenidos por la matriz y luego por los que nos cuidan. Cuando nuestro cuerpo es capaz de moverse fuera del cuerpo materno, experimentamos la gravedad y hacemos esfuerzos sucesivos exitosos de volvernos verticales. Esta transición de lo horizontal a lo vertical, desde la ingravidez a la gravedad es la huella que se imprimirá para todas las tareas de desarrollo, y a menudo hace eco con el cómo progresamos en la escala evolucionaria, y cómo nos desarrollamos en el ambiente intrauterino.

El trabajo de Bonnie Bainbridge Cohen (1993) ha sido una contribución importante a la teoría de desarrollo centrada en el cuerpo. La Sra Cohen empezó su carrera como una terapeuta ocupacional, y de su especialización trabajando con niños pequeños desarrolló subsecuentemente el Centrado Cuerpo_Mente. Ella comenzó observando las secuencias de desarrollo del movimiento de bebes humanos normales- comenzando con la habilidad de  los recién nacidos  de dar vuelta y levantar la cabeza, y como crecía progresivamente hacia abajo en la espina  a la habilidad de levantar los brazos, luego la habilidad de empujar manos y rodillas, luego los movimientos de gateo, etc. Cuando estas tareas básicas son interferidas de alguna manera, notó que no sólo los cuerpos en crecimiento se volvían más susceptibles a los problemas ortopédicos y posturales sino que también encontró que estas deficiencias en los movimientos retardaban la riqueza perceptual, la madurez emocional y la agudeza cognitiva

Cohen (1993) empezó luego a trabajar con adultos, llevándolos de vuelta a la secuencia de movimientos originales que se habían saltado o que habían experimentado de manera inadecuada. Sus técnicas de Centrado Mente-Cuerpo han formado un puente desde la experiencia del movimiento de la niñez temprana al funcionamiento adulto a nivel físco, emocional y mental.

Marion North (1972) creía que se podía ayudar a la personalidad a través del movimiento, y su trabajo como analista del movimiento le llevó a observar  los patrones de movimiento y sus secuencias en los niños, estudiando el origen de la personalidad en las expresiones tempranas del cuerpo de los recién nacidos. Encontró que las tendencias básicas de movimiento están presentes en el nacimiento y persisten en la edad adulta ( por ejemplo la tendencia  a ser ás energéticos y decididos, o apabullados y dudosos). También correlacionó estas energías de movimiento básico a las estructuras de carácter, y sintió que el movimiento del niño eran simplemente manifestaciones exteriores energéticas del temperamento interior.

Irmgard Bartenieff (Levi,1988) es también conocida por su trabajo con niños. Ella empezó a trabajar como terapeuta física y bailarina, y desarrolló juegos de movimiento especializado con niños que enfatizaban la construcción de secuencias de movimiento que integraban las necesidades físicas con las emocionales y las motivacionales. Estos tres clínicos e investigadores percibieron las tareas de desarrollo de movimiento temprano como esenciales en su funcionamiento y salud posterior como adultos , tanto física como psicilógicamente. Desde el momento de la concepción, nuestras necesidades por lo físico son de comida, calor, protección. Si no recibimos esto, morimos. Como estas son metas,necesitamos vincularnos, con un sentido de lazo primero por el cuerpo de nuestra madre, luego a otras personas. Cercano al momento del nacimiento “imprimimos” a los otros que nos son significativos, una forma biológica de aprender lo que asegura nuestra sobrevivencia (Lorenz,1963). Este proceso de vinculación está muy  enfocado y orientado en lo corporal . Es logrado a través del movimiento y los procesos sensoriales- tocar, sonido vocal, olor, visión, y movimiento sincrónico. Está el bebé es sostenido de manera empaquetada y dura, o su cuerpo se adapta al de su madre de manera relajada y confortable? Las maneras en que interactuamos con el cuerpo de nuestros niños forman su primera experiencia del amor y la pertenencia. El amor florece primero y más importantemente como interacción física

Luego necesitamos reflejarnos. Rosenberg y Rand (1985) le llaman a este proceso el de los espejos. Se manifiesta en las interacciones físicas del niño y sus cuidadores más significativos. Esta etapa tiene que ver con ayudar al niño a desarrollar el sentido de ser ambas cosas, distinto y relacionado con otros, y es logrado a través de pautas físicas que le dan al niño la movilidad emergente plena de aprobación y seguridad.

En cuanto el niño se endereza y comienza a caminar en el mundo vertical, tiene la capacidad creciente de dejar a la madre y moverse por si mismo. Esta etapa refuerza el sentido de separatividad, llamado a menudo narcisismo saludable. El niño establece su territorialidad en la gravedad, su primer colocar los pies-sobre-la-tierra se relaciona con esto-me-identifica. Esto ocurre en el contexto de ser capaz de re-vincularse en cualquier momento. Los niños son capaces de moverse solos alrededor y lejos de, escogiendo cuando se separan y cuando se re-vinculan, permitiendose sentir que ambos estar separados y estar juntos es seguro, bueno, y bajo la propia opción. Esto es llamado reaproximación . Esta danza corporal de la necesidad de ambas intimidad y separatividad, para ambas relacionarse y distinguirse, continúa el resto de nuestras vidas. Necesitamos relacionarnos para intercambiar nutrientes esenciales tales como el amor y el afecto y evitar toxinas tales como el autocentramiento o la decepción. Necesitamos distinguirnos para separarnos de los venenos tales como la desaprobción o la codependencia, y recibir esta nutrición como soledad y autoreflección.

Psicología somática

Espacio, Tiempo y Esfuerzo en el Desarrollo

Cuando miramos a la profunda naturaleza física del desarrollo temprano, la psicología somática tiene mucho que aportar. Podemos mirar nuestro desarrollo como un tema de espacio, tiempo y esfuerzo. Primero, el desarrollo ocurre a través de nuestra relación con el espacio. El espacio tiene que ver con el cuanto nos tomamos, cuanto espacio hay para nosotros en el mundo y cómo nos orientamos dentro de él (por ej encarándolo). Esta ilustrado en cuán expandido o contraído se encuentra nuestro cuerpo, cuánto espacio usamos para movernos, y hacia donde llevamos nuestros vínculos en términos de quién se acerca y quién no. Impacta fuertemente sobre nuestra habilidad de formar relaciones sanas. Nuestras primeras impresiones físicas sobre el espacio ocurren en la matriz, durante el nacimiento y durante el vincularse post-natal. Tenemos necesidades de espacio para encerrarnos y envolvernos, y tenemos necesidades de espacio para abrirnos  e ilimitarnos. Nuestra historia de desarrollo con el espacio está escrita en nuestra estructura física, en nuestra expresividad de movimientos, en nuestras actitudes y en nuestras creencias.

El tiempo es la próxima orientación de desarrollo. Tiene que ver con la velocidad y la pausa. Nuevamente es impresa antes , durante y después del nacimiento y continúa tomando forma por las interacciones dentro de nuestro sistema familiar. Tener nuestros ritmos respetados mientras negociamos sincronizándolos con los de los otros es la tarea aquí. Tiene permiso el niño de colocar su zapato en el lugar que quiera, mientras todavía cooperamos en sacar a todos por la puerta y hacia el colegio antes de que suene la campana? Los asuntos de tiempo se manifiestan a menudo como energía y emociones. Somos rápidos para enojarnos,lentos para calmarnos? Nos apuramos en hacer las cosas, o sostenemos a todos en pie? El cuerpo almacena los temas del tiempo tambien, con nuestros movimientos expresivos (tales como atravesar el día como un colibrí, o como un saco de papas) y en actitudes y creencias acerca de estar a tiempo, de perder el bote , ser demasiado tarde.

La energía es el tercer tema del desarrollo. Tiene que ver con el poder, que a nivel físico se define simplemente como la habilidad de hacer trabajo. Como embriones, infantes y niños, nos han dado a todos mensajes acerca de cuanta energía esta “bien “que tengamos. “Quieto, quieto!Calmate!” todas son expresiones que cambian la energía personal. Las preguntas esenciales acreca de la energía son: tengo suficiente energía para realizar cualquier acción a completitud? Está bien tener mucha o muy poca energía dependiendo de cómo me siena? Nuestro sentido de poder personal y logro se encuentran relacionadas con estas preguntas. Saltamos de la cama por la mañana? O nos arrastramos a través de la tarde? Sentimos que tenemos el poder sobre los resultados que estamos consiguiendo en nuestras vidas?

La psicología somática ha hecho otras dos contribuciones interesantes a la teoría de desarrollo. Una tiene un énfasis pre y perinatal (Antes y durante el nacimiento). Es como que en las terapias basadas en lo verbal el tiempo pre y perinatal no es enfatizado porque no tenemos acceso cognitivo a él.  Pero sólo porque no podemos recordar usualmente y hablar sobre la edad antes de los dos años no significa que no tenga un impacto profundo en nuestra formación. Ya que la psicología somática sostiene la creencia que el cuerpo literalmente guarda toda su historia, este campo generalmente cree que almacenamos y que podemos re-acceder cualquier evento que le haya ocurrido a nuestro cuerpo mientras nos encontrabamos en él, incluso hasta la concepción. Esta perspectiva fue mencionada por Freud (1955), pero se desarrollo más por su estudiante , Otto Rank. Su influencia todavía es sentida en el trabajo de Hendricks, Boadella,Chamberlain y Janov y también en las disciplinas del psicoterapias del cuerpo integrado, Rebirthing, los primalistas y el trabajo de Respiración Holotrópica de Groff.

Otra contribución interesante proviene de Keleman(1985) y otros quienes han explicado muy cuidadosamente la teoría de la “anatomía como autoidentidad” . en esta teoría percibimos el desarrollo como la interacción formacional entre el movimiento y la estructura, desde la célula hasta el cuerpo adulto, desde la concepción a la muerte. El movimiento forma la estructura, tanto como el flujo del agua le da forma al nicho de un río, y la estructura le da forma al flujo de movimiento, tal como el nicho del río canalizará el flujo del agua. Como la vida es medida por el movimiento energético, y toda la energía vibra de alguna manera, toda la vida pulsa. La naturaleza de esta pulsación, ya que interactúa con el proceso formativo de la multiplicación de las células para volverse tejido,tejidos que formarán órganos, organos en sistemas, determinan quienes somos. La historia de cómo este proceso formativo se llevó a cabo ( ya sea que se hayan sostenidos insultos a su integridad o no ) determina nuestra vitalidad y funcionalidad.

La psicología psomática provee de un rico agregado a las teorías del desarrollo humano. Colocando una mayor atención a los asuntos reales y físicos inherentes en el proceso de desarrollo, podemos enternder y tratar a nuestros niños y a cada uno de nosotros con creciente finesa y cuidado.

Patología en la Psicología Somática

Cualquier cuerpo coherente de conocimiento psicológico tiene creencias sobre la naturaleza, origen y proceso de la enfermedad. En la psicología somática empezamos a percibir la correspondencia entre lo físico y las (así denominadas) disfunciones mentales. Cualquier evento traumático o hiriente impactará negativamente en el funcionamiento del cuerpo de una persona, emociones, pensamientos y conductas. Muchas enfermedades físicas, tales como úlceras, migrañas, zarpullidos son vistas potencialmente como expresiones del disgusto emocional y /o cognitivo. La enfermedad física también es utilizada como una metáfora para asuntos ulteriores. Los dolores de espalda se pueden ver como el reflejo de temas relacionados con el soporte, inmovilidad, o sobrecarga. Un dolor de garganta puede ser interpretado como el contener el habla o los sonidos. De esta forma un terapeuta somático, usará la enfermedad física como un síntoma del inconsciente somático

Debido a que este campo está tan orientado al movimiento, tiende a percibir la patología como un estado de inmovilidad o de movimiento bloqueado en el cuerpo. Si necesitamos ya sea estirar o colapsar para  restringir  nuestra energía y movimiento, y si esta estrategia  es usada frecuentemente se vuelve crónica y se fija en el cuerpo, lo Reich llamaba una armadura de carácter. Muchos practicantes perciben esta armadura como una personalidad o un falso yo que reacciona automáticamente y disfuncionalmente en el mundo (Kurtz,1990,Keleman,1985). Los mecanismos de defensa son literalmente estados físicos de posturas o posicionamientos del cuerpo. Estas posturas y posiciones pueden ser clásicas en su naturaleza, de modo que muchos clínicos caracterizarán éstas como esquizoide, oral, rígido, etc. Muchos psicólogos somáticos “leerán” el cuerpo como una forma de diagnóstico,nada que ocultar, el resultado de la forma, y lo que asegurarán las emociones,creencias y estrategias de comportamiento(Brown,1990;Kurtz y Prestera,1976;North,1972;Pierrakos,1987). Los trabajos emergentes (Levine,1976;Caldwell,1996) perciben las estrategias de defensa como un reflejo de nuestra historia animal. Algunos de nosotros, al enfrentarnos a stress extremo o peligro repetido, aprendemos a usar nuestros cuerpos como un conejo en al pasto, congelándonos para escapar  de la detección. Otros desarrollamos estrategias de mapache, usando la agresión y el atacarlo-todo como manera de defendernos de los predadores. Estas defensas son programadas en nuestro comportamiento físico a edad temprana, y reflejan más que nada estrategias perfeccionadas  de nuestro pasado mamífero.

¿De dónde vienen estos bloqueos/inmovilidad? Muchos psicólogos somáticos están de acuerdo con la teoría standard sobre los orígenes de la psicopatología- abuso,abandono, desaprobación, no ser validados, etc. Todos estos estados llevan a la fragmentación del ser esencial, con partes perdidas aisladas y sin dueño,cargadas y proyectadas, mientras que las identidades falsas compensatorias son practicadas como una necesidad de sobrevivencia. El cómo el campo somático contribuye a profundizar estás ideas es fisicalizándolas. Percibimos el abuso como un insulto a la forma de la persona, alterando su talla, forma y energía. El abandono es experimentado como un estado de dolor y vacío en el cuerpo que puede dar como resultado sólo una estrategia física para mitigarlo. La desaprobación, en última instancia tiene que ver con la desaprobación de nuestros cuerpos, y del cómo operan, dando como resultado una vergüenza con bases físicas que nos envuelve en nosotros mismos (Lowen,1970;Smith,1985). Cuando nuestra realidad no es apropiadamente validada debemos aprender a desconfiar de nuestros sentidos y del cuerpo en el que están incorporados para no estar cognitivamente fuera de sintonía con el medio. Estar loco es un estado material tangible, de posturas retorcidas, tensiones musculares y pérdida de gracia de los movimientos.

Tratamiento desde una Perspectiva Somática

Es durante el tratamiento en el que uno percibe lo altamente distintivo y creativo cuerpo de la psicología somática. Esta manera de ser única se extiende a ambas nuestra orientación y las técnicas de trabajo clínico. La psicoterapia centrada en el cuerpo disfruta de dos perspectivas clínicas únicas- su proceso de orientación y su utiliazión de la experiencia directa. La psicología somática tiende a focalizarse menos en examinar la historia del cliente y más en el proceso de cómo el cliente opera dentro de su historia. Los clínicos somáticos prestan atención al cliente en la habitación más que al pasado del cliente o lo qué piense sobre el pasado. Los pequeños gestos y cambios en la respiración son más significativos que el árbol familiar. El hecho de que se tensen las mandíbulas cuando el cliente habla de su padre es percibido como una explicación profunda acerca de los sentimientos sobre el padre. A través de varias disciplinas somáticas se analizan los cuerpos y el movimiento, muchos no ven el análisis como una forma de tratamiento (Grof,1985;Hendricks,1993;Keleman,1985;Mindell,1982;Rosenberg y Rand, 1985).

El tratamiento en sí mismo consiste en que el cliente tenga la experiencia directa que permite su sanación. En otras palabras, sólo es en el aquí-y-el –ahora sensorial y en la experiencia conductual que el cambio puede ocurrir. Gendlin (1978) le llama a esto “la experiencia en el nivel del sentir”. Hablar sobre en tema hasta que uno lo entienda no es visto como algo transformativo. Los psicoterapeutas centrados en el cuerpo buscan restablecer el loop (o salto) del sentir y expresar como modalidad de sanación. Los terapeutas somáticos tienden a diseñar ejercicios que invitan materialmente al nivel del sentir , o simplemente piden al cliente que busque y sostenga la sensación y sentimientos y le permita a estos revelarse completamente. También existe un cuerpo común de técnicas corporales en muchas disciplinas somáticas. Quizas la más universal es el uso de la respiración. Ya que la respiración es percibida como una de nuestras actividades más autoafirmantes de vida y movimiento, el trabajo respiratorio quizas el intervención más primaria en la terapia centrada en el cuerpo. El trabajo respiratorio se puede hacer por si mismo, a menudo recostados y profundizando la respiración hasta que sintamos el fluir de la energía y el sentimiento, o pidiéndoles a los clientes que respiren más profundamente en la medida que sientan el llegar de los recuerdos, emociones y creencias. Se ha visto que es capaz de liberar bloqueos, resolver traumas y promover el funcionamiento (Christiansen,1975;Grof,1985;Hendricks,1993;Keleman,1985;Lowen,1970) una segunda técnica común es el movimiento expresivo. Ya que una meta terapéutica primaria es restablecer el movimiento, los terapeutas animarán a los clientes a dejar que sus cuerpos se muevan con lo que van sintiendo. A veces esto se muestra como gestos expresivos como golpear o patear, y algunas veces involucra bailar por al salón en un abandono gracioso.el movimiento entra en la sanación desde los cambios sutiles dentro del cuerpo al movimiento salvaje. En este sentido, el sonido es percibido como una forma de movimiento- es movimiento en un nivel vibracional vocal. Se les puede pedir a los clientes que hagan varios sonidos vibratorios inducidos, o pueden ser animados a vocalizar sus experiencias como manera de restablecer los procesos de movimiento que han sido bloqueados (Brown,1990;Grof,1985;Lowen,1970;Smith,1985).

El uso de la imaginería es también común (Gendlin,1978;Masters& Houston,1978;Mindell,1982). Las imágenes pueden ser referenciadas a través del cuerpo o procesadas por el cuerpo. Las imágenes pueden llegar a través de sueños, recuerdos, metáforas o símbolos. Todas las imágenes son somatizadas; esto es, estas son trabajadas permitiendo que las sensaciones,energía y movimiento los guíen. Un ejemplo podría ser el de una persona trabajando con la imagen soñada de un caballo. Un terapeuta somático le preguntaría a la persona si puede sentir las cualidades del “caballo” en su cuerpo, que se podría traducir como un sentimiento de energía cruda, movimiento hacia delante,etc. Muchos (pero no todos) los terapeutas somáticos tocan a sus clientes. El tocar puede variar desde los abrazos a la manipulación profunda diseñada para disolver los bloques corporales. Muchos terapeutas somáticos tienen entrenamiento específico de trabajo corporal que les ayuda a tocar a los clientes de una manera profesional y apropiada.

Visión General de las Terapias

Este artículo presenta la psicología somática, llamada también psicología centrada en el cuerpo, como un componente vital  del punto de vista prenatal y perinatal. Soma significa simplemente cuerpo, Psique se refiere a la mente. Psicología somática, luego, es un estudio de la interfaz cuerpo/mente, las relaciones entre nuestra materia física y nuestra energía, la interacción de nuestras estructuras con nuestros pensamientos y acciones. Las terapias somáticas reúnen la filosofía, medicina, física, las psicologías existentes incontables miles de horas de observación humana y experiencia clínica, para unificar a los seres humanos en un todo inseparable, con el propósito de la sanación, el crecimiento y la transformación. Como una disciplina somática, este campo valora el cuerpo físico como una huella digital material para nuestra consciencia y nuestra condición de estar vivos esencial. Busca rectificar el sobre énfasis histórico en los procesos analíticos/cognitivos centrados en la experiencia humana, una dolencia que confronta los campos de la psicología prenatal y perinatal también. Este paradigma centrado en el cuerpo observa los estados físicos y los síntomas como expresiones de los temas centrales de nuestra existencia.

El separar la mente del cuerpo, donde  el cuerpo es el dominio del campo de los médicos y la mente y las emociones el de los psicoterapeutas, ha sido tan pronunciado en el  pensamiento occidental en las últimas centurias que la idea actual del cuerpo/mente al principio se sentía  de alguna manera como una hipótesis antigua y sospechosa. Por supuesto, en la mayoría de las culturas tradicionales(nativas), la separación del ser humano en partes se ve como algo irrisorio, y en si misma es un síntoma de la locura occidental. Ha sido sólo en los últimos 25 años que el concepto de la correspondencia entre lo fisiológico, psicológico e incluso los procesos espirituales se ha popularizado, y ha aumentado el número de psicoterapias somáticas. Estas formas buscan re-sensibilizar nuestro derecho natural de funcionamiento óptimo y saludable a través de ocupar nuestra experiencia física directa del cuerpo como una herramienta de sanación. Estos sistemas también abogan por nuestro continuo crecimiento y transformación como humanos a través de reclamar nuestro ser integrado, el ser para el  fin con que fuimos concebidos. Muchos de nosotros ahora estamos más que dispuestos a ver, los eventos físicos, emocionales y cognitivos como relacionados entre sí, y debemos esto a la diseminación  de los principios de psicología somática en nuestra cultura. De cierta manera , podemos decir que la psicología somática busca una teoría de campo unificado de la naturaleza humana, aún a pesar de que las raíces y las ramas de su árbol familiar sostienen a diversas clases de pioneros y practicantes. Este campo no tiene una sola madre o padre fundador, y ha surgido de muchas maneras independientes, que es la manera en que cualquier buena idea se mantiene floreciente. Esto hace que se mantenga como un campo que sostiene una tremenda cantidad de creatividad diversificada, y sin un centro nuclear claramente articulado. Como editora de esta columna, es mi intención tomar la tarea de ayudar a articular este núcleo, y clarificar su rol en la teoría, la práctica y en los pasos evolucionarios de la psicología pre y perinatal

Esta columna reunirá a muchos de los líderes actuales en el campo de la psicología somática. Periódicamente el editor le pedirá a cada uno de estos líderes que escriba acerca de cómo  perciben el cuerpo en relación al fenómeno natal y perinatal, y discutan algunas de sus contribuciones únicas para nuestro entendimiento de este etapa preciosa. Como forma de introducción veremos ahora las cuatro áreas básicas en las cuales la psicología somática puede contribuir a nuestro entendimiento del trabajo prenatal y perinatal.

1.    Teoría

Primero, ¿cuáles son nuestras teorías acerca de la naturaleza humana? Y más importante, cuáles son nuestras percepciones de salud y enfermedad?. Algunas teorías sostienen que inherentemente estamos dañados o estamos en conflicto con la sociedad, y que nuestra salud depende de cómo nos manejamos con esta realidad.

Otras ideas establecen que que inherentemente somos buenos y completos, y que la enfermedad ocurre cuando somos forzados en contra de nuestra verdadera naturaleza. Estas clases de creencias forman la base de cualquier modalidad terapéutica y  colorean todo lo que tiene que ver con ella.

Nos ayuda  una psicología con un punto de vista corporal a enfatizar la experiencia gestacional y la experiencia de la temprana niñez? Pone en curso la experiencia directa? Algunos sistemas terapéuticos indagan profundamente en la experiencia temprana como algo vital  para el entendimiento de cómo operamos corrientemente. Otros sistemas le reconocen la influencia temprana , pero establecen que los cambios saludables no ocurren a través del entendimiento sino a través de la localización de uno mismo en el momento presente. Descubriendo quién hace qué a quiénes es un acto de dejar el momento presente.

¿Requieren las teorías con las que operamos un análisis/diagnóstico del cliente hecho por el terapeuta? Querámoslo o no el análisis y el diagnóstico ocurren, y cómo ocurren , influencia la relación de poder (o energética) entre el terapeuta y el cliente, y localiza el sistema terapéutico dentro de una continua orientación hacia el entendimiento o la experiencia.

De modo , ¿que cuáles son nuestras teorías acerca de cómo la gente cambia? ¿Cambiamos a través del darnos cuenta progresivo o a través del entendimiento? ¿Cambiamos al liberar viejos patrones energéticos? Cambiamos a través de movimientos en nuestros procesos de conducta? Estas y otras preguntas acerca de la teoría puede ayudar a los lectores a ubicarse dentro del puente entre la psicología somática y la psicología prenatal y perinatal.

2.    Orientación

Levantándose por sobre las Asunciones teóricas sobre el mundo, desarrollamos como paso siguiente una orientación sobre el trabajo terapéutico. Tenemos ideas específicas sobre cómo se restablece el funcionamiento saludable? O creemos que el acto de seguir el flujo de la experiencia directa es suficiente para atraer el cambio? Este es básicamente el estamento base sobre el que dirigimos la orientación de la meta o el proceso de orientación o una mezcla de los dos. Algunos sistemas son mucho más interventivos, mientras que otros trabajan más con el terapeuta como testigo. Otra manera de percibir la orientación es examinar las relaciones terapéuticas. ¿Es importante o poco importante para el flujo del trabajo? ¿Es el terapeuta más un técnico, coach, o padre sustituto?

3.    Formas /Técnicas

Aquí nos preguntamos cómo se hace la terapia. ¿Es la técnica directiva o no directiva? Involucra el tocar, ejercicios específicos y experimentos? ¿Utiliza los estados emocionales regresivos , o rastrea la experiencia actual? ¿Usa imaginería? Se hace primariamente con grupos, con parejas o con individuos?. Tiende  a hacerse de manera progresiva o en formatos intensivos? Es de largo o corto plazo? La técnica puede ser crucial al determinar el calce correcto del individuo en el sistema terapéutico. Todos aprendemos y procesamos nuestros asuntos de formas únicas, y encontrar un sistema que calce tanto para nuestros cuerpos como para nuestro estilo de aprendizaje es esencial.

4.    Aplicaciones

Los psicoterapeutas centrados en el cuerpo trabajan en el mundo de diferentes maneras. Algunos trabajan para corporaciones, algunos se focalizan en las relaciones de parejas y algunos están interesados en la sanación individual como base de la sanidad social. Otros trabajan con la resolución de conflictos, trabajos de pacificación, y otros proyectos comunitarios. Incluso algunos se dirigen y enfatizan la expresión creativa. Algunos sistemas se focalizan  más estrechamente en la sanación mientras otros están interesados en aplicar su trabajo al crecimiento, transformación y evolución social.

Observando estas 4 áreas, podemos comenzar a discernir cómo la psicología somática y la psicología natal y perinatal pueden nutrirse entre si.

Implicaciones Espirituales de la Terapia Somática

Quizás una de las contribuciones  de más largo alcance de ambas, la psicología somática y la psicología natal y perinatal sea en el reino del entendimiento del espíritu y la espiritualidad. La sociedad occidental tiene una tendencia a pensar en el espíritu como algo extracorporal, una parte de nosotros libre de las cadenas de la carne. En la psicología somática, esta afirmación no podría estar más lejos de la verdad. Como teóricos y clínicos, hemos completado el circulo del significado original y la dirección de la palabra espíritu, que comparte una raíz común con “inspiración” en ambos sentidos, el creativo y el acto de inhalar. Espíritu viene de la palabra griega = para respirar

Es respirando y estando en nuestros cuerpos que nos asentamos  en nosotros mismos, y podemos trascender las antiguas y restrictivas formas de conciencia, muchas de las cuales se hallan impresas prenatal y perinatalmente. Cuando nos alineamos a nosotros mismos a través de nuestros cuerpos, podemos equilibrar las inclinaciones voladas o pretenciosas de nuestros pensamientos. En la psicología somática vemos el cuerpo como un templo, un lugar sagrado, Nuevamente, contradecimos la presuposición tóxica de que son nuestros cuerpos los que nos llevan a tener problemas, que son nuestra debilidad, nuestra tentación, con inclinaciones pecaminosas, nuestra parte animal inferior. Cuántos de nosotros hemos oído en las iglesias/templos/ashram que debemos dejar atrás los placeres de la carne, por que nos llevarán al pecado? Esta patologización del cuerpo ha causado enorme sufrimiento y los practicantes somáticos buscan disolver estas antiguas y aún supurante herida mediante el recobrar el sentido de que el cuerpo como la parte nuestra que nos sostiene, contiene y cuida de todas nuestras energías. Es nuestro principio de tierra, nuestra figura materna. Si lo cuidamos, vivimos dentro de él y en concordancia con él, nos sanamos a nosotros mismos y al mundo.

Esta caída de la gracia corporal ocurre, yo creo, en la etapa natal y perinatal. Nos “gametamos” a nosotros mismos dentro del plano material y si existe cualquier interrupción traumática en esta danza extática de la formación, tendemos a separarnos del cuerpo en el que nos estamos convirtiendo. Ambas, la psicología somática y la psicología natal y perinatal se interesan en nada menos que la reunión completa del cuerpo/mente, y es a través de esta re-unión que nos podemos hacer más accesibles a la unidad de consciencia. Ya desde dónde más podría venir la unidad sino a través de todos los elementos de la creación? Sólo a través de un retorno completo y contemplativo a nuestra esencia, nuestra totalidad corporal, podemos darnos cuenta  de la esencia dentro de la matriz de todo lo que existe.

En el verano de 1994, Jack Rosenberg, uno de los fundadores de la Psicoterapia del Cuerpo Integrado (IBP), predijo que en 20 años se considerarías no ético el hacer terapia sin una perspectiva somática. Esta columna intenta mantenernos en esta pista de 20 años creando un paraguas en el que ambas, la psicología somática y la psicología natal y perinatal puedan cobijarse, como practicantes, clientes, buscadores, filósofos y amantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies