Qué son los trastornos digestivos

Los trastornos digestivos son problemas comunes o que se presentan de forma ocasional pero que si no son tratados al presentarse de forma recurrente pueden ser agravados. Entre ellos por ejemplo:

La indigestión: Se presenta con dolor o malestar en la zona superior del abdomen, por lo general desarrollada después de comer. Puede ayudarse a evitarla no comiendo alimentos que sean irritantes como una comida muy condimentada y frutas cítricas. Es conveniente ingerir alimentos con poca grasa.

La diarrea: Se presenta con heces frecuentes, las cuales pueden ser líquidas o sueltas muy a menudo provocadas por una infección. En este caso se necesita una dieta con alimentos sin fibra si la diarrea no es muy duradera en caso contrario se debe aumentar la fibra soluble y también es aconsejable beber mucho líquido.

El estreñimiento: Se trata de la difícil defecación y con muy poca frecuencia. En estos casos se aconseja ingerir fibra insoluble y soluble acompañada de mucho líquido.

El reflujo gastroesofágico: Se trata de la regurgitación de jugo gástrico al esófago provocando molestias en el pecho. Es necesario llevar una dieta con poca grasa y mucha fibra además de hacer un control del peso corporal y abandonar el tabaco.

El síndrome de intestino irritable: no se presenta de forma ocasional, ya que se trata de una enfermedad que se presenta con una combinación de dolor abdominal con inflamación, flatulencias y cambios en los hábitos intestinales. En este caso es necesaria una dieta con poca grasa, mucha fibra y evitar las bebidas con cafeína.

Las otras enfermedades de los trastornos digestivos son:

La enfermedad diverticular: Son pequeñas bolsitas en el colon que se pueden inflamar y en este caso presentar dolor. Será necesario ingerir fibra insoluble, beber bastante cantidad de agua y en caso de que ocasione mucho dolor abdominal, lo mejor es hacer una consulta con el médico.

La enfermedad celíaca: Es el daño al intestino delgado que es ocasionado por la reacción al gluten, provocando la mala absorción de los nutrientes. En este caso se debe excluir el gluten de la dieta, leer muy bien las etiquetas de los alimentos para elegir los que no contienen gluten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies