no comments

Remedios caseros a base de jengibre

El jengibre es una raíz tuberosa que puede ser utilizada tanto en preparaciones culinarias como medicinales; también es un reconocido alimento termogénico, capaz de acelerar el metabolismo y favorecer la quema de grasa corporal.

El jengibre es cada vez más conocido por su capacidad de condimentar los alimentos y por sus múltiples beneficios terapéuticos. Tiene una acción bactericida, es desintoxicante y mejora el funcionamiento del sistema digestivo, respiratorio y circulatorio.

El jengibre es rico en aceite esencial, fenoles, lecitinas, aminoácidos, siendo que sus efectos terapéuticos se derivan principalmente de la sinergia entre sus componentes fitoquímicos. Se trata de una planta medicinal utilizada para el tratamiento y prevención de las náuseas (antiemético). Se utiliza en los mareos por movimiento (en los viajes en coche o en barco), por mujeres embarazadas o contra los malestares causados por la quimioterapia.

El jengibre tiene una sustancia llamada gingerol, dotada de propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias que protegen al organismo de bacterias y hongos. Esta es la sustancia responsable del sabor picante del jengibre.

Las propiedades terapéuticas de esta raíz se deben a la acción conjunta de varias sustancias, sobre todo las encontradas en el aceite esencial de jengibre, rico en componentes medicinales. Compuesto por vitamina B6 también posee minerales como potasio, magnesio y cobre, lo que no es muy relevante debido al hecho de ser una especia, por lo que bastan pequeñas cantidades de jengibre en el té o preparaciones culinarias para aromatizar.

Los beneficios del té de jengibre incluyen la prevención de algunos tipos de cáncer debido a su acción antioxidante y la acción antisséptica ayuda en el combate a las enfermedades. El jengibre es rico en vitamina B6, cobre, magnesio y potasio y mejora la circulación de la sangre, siendo un gran aliado en cualquier dieta para adelgazar. El té de jengibre es bueno para la digestión, ayuda en el alivio de la indigestión, la acidez y gases intestinales.

Cúrcuma y jengibre

Cúrcuma y jengibre

Efectos del jengibre en la piel

Las propiedades antioxidantes de esta raíz son muy beneficiosas para la piel, ayudando en la lucha contra el envejecimiento, dejándola más saludable y con un brillo natural. Los efectos del acné y la psoriasis son, respectivamente, disminuidos y combatidos. Para obtener estos buenos resultados se debe de consumir jengibre en cápsulas o en té, cambiando el azúcar por una cucharadita de miel, ya que el sabor es muy picante.

Infusión de jengibre

Ingredientes

  • 2 cm de jengibre fresco o 1 c. (de café) de jengibre en polvo
  • 1 litro de agua

Coloca los ingredientes en una olla y deja hervir por 8 a 10 minutos. A continuación tapa el recipiente y deja enfriar, cuela y bebe el té como sustituto de agua varias veces al día.

Se aconseja tomar este té todos los días y seguir una dieta con poca grasa y azúcar, así como practicar ejercicios físicos para lograr resultados progresivos y duraderos

El té de jengibre es un excelente remedio casero para adelgazar ya que es un potente diurético y es considerado un alimento termogénico, que aumenta el metabolismo de las grasas, haciendo que el cuerpo gaste más energía incluso cuando está parado.

Té de jengibre y canela para la tos

Ingredientes

  • 5 cm de jengibre
  • 1 palo de canela
  • 1 litro de agua

Hierve el agua y luego con el fuego apagado, añade la canela y el jengibre. El té debe batirse y no necesita ser endulzado.

El individuo con tos debe beber dos tazas de té al día. El té de jengibre y canela tiene un sabor muy agradable, pudiendo ser bebido frío o caliente.

Compresa para la artritis

Ingredientes

  • Varias raíces de jengibre (en el caso de no conseguir fresco, puede ser en polvo, de 100 a 150 gramos)
  • Tres litros de agua

Rallar el jengibre y colocarlo en una bolsa de algodón y exprimir el jugo en un recipiente con agua caliente. Deja calentar bien pero sin llegar al punto de ebullición. Moja una toalla de algodón y escurre bien, para aplicar bien caliente en la zona a tratar. A continuación coloca una segunda toalla seca para reducir la pérdida de calor. Esta aplicación debe durar unos 3 minutos, y repetir el proceso durante 30 minutos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies