Remedios caseros para la demencia senil

La demencia es un trastorno psíquico, adquirido y persistente, que se caracteriza por el deterioro progresivo de todas las funciones mentales y, especialmente, de las intelectuales.

Antiguamente se usaba el término demencia como sinónimo de locura y para distinguir dos grandes grupos de demencias: las orgánicas y las vesanias (sin causa orgánica aparente).

Actualmente, sólo se denominan demencias a los trastornos producidos por lesiones de tejido cerebral anatómicamente verificables; las demencias antes llamadas vesánicas reciben hoy el nombre de psicosis.

Los síntomas más típicos de la demencia son los trastornos de la memoria (al principio sólo de la memoria inmediata), trastornos de aprendizaje y de pensamiento, y los trastornos de personalidad (el individuo deja de lado su aspecto, su iniciativa se agota y presenta inestabilidad emocional).

Es importante tener en cuenta que hay varios tipos de demencia, siendo las más comunes la senil y la vascular.

En cuanto a la demencia senil, suele empezar a los 70 años y progresa de forma lenta y continuada, existiendo una pérdida de la memoria global (afectando todas las áreas de conocimiento).

En lo que respecta a la demencia vascular, esta, por lo general, comienza a los 60 años y progresa “a saltos”. La pérdida de la memoria suele ser parcial, principalmente la disminución de la memoria de nombres y números. Los trastornos emocionales (propensión al llanto, depresión, etc.) son más evidentes que en la demencia senil.

Es necesario tener en cuenta que no existe un tratamiento médico que posea el 100% el progreso de este trastorno, pero, sí, puede aliviarle e, incluso, puede ser complementado con remedios caseros y naturales, con el fin de obtener resultados más positivos. A continuación, te presentamos algunos de los mejores remedios caseros para la demencia senil:

  • Consumir de 1 a 3 cucharaditas de germen de trigo mezclado con los postres o comidas todos los días, ya que el trigo contiene octacosagonal; una sustancia que ayuda a proteger a las neuronas.
  • Coloca en agua un trozo de raíz de ginseng previamente lavado y picado, pon a hervir por 5 minutos. Deja enfriar y cuela. Toma 1 o 2 tazas al día.
  • Hierve 1 taza de agua y cuando llegue al punto de ebullición, vierte 1 cucharada de hojas de centella asiática. Cubre y deja enfriar. Cuela y bebe una taza por día.
  • Vierte 1 cucharada de hojas de ginkgo biloba en una taza de agua y hierve por 5 minutos. Deja enfriar y toma una taza al día.

Recomendaciones: Tener una alimentación rica en antioxidantes (zanahoria, arándanos, etc.), vitamina C (fresas, kiwi, cítricos, etc.) y magnesio, ya que estos alimentos protegen de la degeneración de las neuronas.

Realiza gimnasia cerebral diaria. Así como el cuerpo requiere de hacer ejercicio todos los días, es necesario que el cerebro realice actividades que lo mantengan activo y ágil.

Evite el uso de macetas hechas de aluminio y el uso de polvo o cosméticos que contengan este material.

Así mismo, aunque aún sigue siendo cuestionada, hay algunos estudios que indican que la terapia de quelación puede ofrecer una mejoría en algunas personas que sufren de demencia senil. Sin embargo, aún se requieren de más investigaciones al respecto.

 

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com