Remedios caseros para las manos ásperas y secas

Tanto la sábila como la rosa mosqueta son conocidas por sus propiedades hidratantes y favorecen la regeneración celular. Al utilizarlas al mismo tiempo potenciamos sus efectos para evitar la sequedad en el extremo de las manos.

Las manos ásperas son un problema muy común en la actualidad. Las manos son, sin duda alguna, una de las partes del cuerpo que más realiza tareas al día y que, a su vez, está en contacto con diferentes superficies y ambientes que pueden resecarlas.

Como cualquier otra parte de la piel, las manos necesitan de cuidados especiales todos los días, ya que tienden a perder hidratación y son afectadas por varios factores ambientales.

Actualmente existen varios productos en el mercado diseñados especialmente para las manos, que tienen como finalidad combatir la sequedad y todas las modificaciones que pueden afectarlas. Sin embargo, también hay alternativas naturales más saludables para su cuidado, que con una aplicación constante pueden mejorar su aspecto en poco tiempo. A continuación, te damos algunos consejos con ingredientes que puedes encontrar fácilmente en casa:

Aceite de oliva

Su alto contenido de antioxidantes y ácidos grasos esenciales que lo convierten en un ingrediente perfecto para el cuidado de las manos. El aceite de oliva nutre, hidrata y ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro que es tan común en las manos, cuando no están bien cuidadas.

¿Cómo usarlo?

Calentar un poco de aceite de oliva, masajear ambas manos con él durante 5 a 10 minutos y repetir el proceso dos veces al día.

También puedes preparar una mezcla de aceite de oliva y azúcar como un exfoliante natural, con la finalidad de eliminar las células muertas.

Aceite de oliva

Avena

Este ingrediente actúa como un exfoliante que reduce las impurezas acumuladas en las manos y evita el resecamiento de la piel. Además, contiene proteínas que evitan la pérdida de humedad y mantienen la piel hidratada.

¿Cómo usarla?

Preparar una pasta gruesa con una cucharada de avena molida y una cucharada de miel de abeja.

Frota la mezcla en las manos, deja actuar durante 10 minutos y enjuaga con agua tibia.

Aceite de coco

Los ácidos grasos de aceite de coco y su alto contenido de antioxidantes contribuyen a hidratar las manos ásperas y curar los daños causados por los rayos ultravioleta.

¿Cómo usarlo?

Aplica un poco de aceite de coco extra virgen y masajea las manos durante 5 minutos antes de ir a dormir.

Si es posible, colócate guantes después para obtener mejores resultados.

Aloe vera y aceite de rosa mosqueta

La sábila es una planta valorada en la medicina por su alto poder hidratante y antioxidante, que contribuye a la regeneración celular y a reducir los daños causados por los radicales libres. Este tratamiento va a potenciar sus efectos con el aceite de rosa mosqueta, para curar las manos ásperas cuando presenten sequedad extrema o grietas.

¿Cómo utilizar?

Retira el gel de la sábila y, en un recipiente, mezcla con unas gotas de aceite de rosa mosqueta.

Aplica la crema resultante con masajes suaves y deja actuar por algunos minutos para que los nutrientes penetren en la piel.

 

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com