Remedios naturales para aliviar los síntomas del sarampión

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una enfermedad infecciosa aguda, viral, contagiosa, y muy común en la infancia. Los síntomas iniciales presentados por el paciente son: fiebre acompañada de tos persistente, irritación y secreción de la nariz. Después de estos síntomas, por lo general hay aparición de manchas rojizas en la cara, que avanzan en dirección a los pies, con una duración mínima de tres días.

Además, puede causar infección en los oídos, neumonía, ataques (convulsiones y mirada fija), daño cerebral y muerte. Posteriormente, el virus puede llegar a las vías respiratorias y causar diarrea y hasta infecciones en el parietal. Se cree que estas complicaciones son activadas por el propio virus del sarampión que, en la mayor parte de las veces, ataca más gravemente a los niños con problemas de desnutrición, a los recién nacidos, las mujeres embarazadas y a personas con inmunodeficiencias.

¿Se pueden emplear remedios para tratar el sarampión?

Para controlar los síntomas del sarampión en el bebé se puede recurrir a estrategias caseras como mejorar el aire para facilitar la respiración, y el uso de toallas húmedas para bajar la fiebre. Pero en el caso de los niños mayores, adolescentes y adultos, la ingestión de infusiones puede ser una excelente opción.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, que generalmente afecta a los bebés, pero sólo afecta a quienes no tomaron la vacuna del sarampión, la triple viral o tetraviral y que hayan sido expuestos al virus de una persona infectada con esta enfermedad.

Bebé con sarampión

Bebé con sarampión

Remedios caseros para el sarampión en el bebé

Para facilitar la respiración:

Tomar 1 vaso de agua con el jugo de 1 limón diluido es una buena forma de evitar la deshidratación y ayudar a fluidificar las secreciones, facilitando su retirada. Pero poner un cubo con agua tibia y unas gotas de aceite esencial de eucalipto es una gran manera de mantener las vías aéreas más libres, facilitando el paso del aire. Colocar una almohada debajo del colchón es una gran forma de evitar quedarse con la nariz tapada mientras se duerme.

Para bajar la fiebre:

La aplicación de compresas de agua fría en la frente, las axilas y la región genital es una excelente forma de bajar la temperatura del cuerpo del bebé. Este cuidado puede ser seguido siempre que la fiebre está volviendo, por debajo de 38, pero no sustituye el uso del medicamento para la fiebre orientado por el pediatra.

Remedios contra el sarampión para adultos

Remedios contra el sarampión para adultos

Remedios para adultos

El té, o la tintura de equinácea, son excelentes para ayudar a reforzar la inmunidad de la persona, para que el cuerpo se recupere más rápido del sarampión. Para el té:

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de equinácea
  • 1 taza de agua hirviendo

Modo de preparación

Poner las hojas dentro de la taza de agua caliente y tapar, dejando reposar por 10 minutos. Colar y tomar mientras esté caliente 2 veces al día.
La dosis recomendada de la tintura de equinácea es de 10 gotas diluidas en un poco de agua, tomar a diario.

Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com