Sanación pránica

El término “sanación pránica” se refiere a prácticas referentes a la salud que no siguen un método científico válido y no poseen evidencias que respalden sus resultados; aunque se afirma que se trata de una labor científica. Se trata de un compendio de técnicas de sanación que mantienen su enfoque en el campo magnético del ser humano. A través de dichas técnicas y métodos, se procura restaurar la salud del organismo en sus aspectos físicos, mentales, espirituales y emocionales.

Su origen y efectividad están puestos en duda, pues las prácticas y métodos aplicados se remontan a supersticiones y creencias ancestrales muy antiguas. No obstante, recientemente fue avalada como práctica medicinal por el Instituto de Medicina Interna, localizado en Filipinas. Esto, luego de someter los métodos de ésta práctica al análisis, observación metódica, experimentación, formulación de hipótesis y demostraciones, entre otras evaluaciones.

Ésta práctica forma parte de la llamada “medicina complementaria” o alternativa. Se basa en la aplicación de energía con las manos, así como también su remoción, con la finalidad de restaurar el equilibrio del organismo. Al igual que las otras variantes de la medicina alternativa, contempla el cuerpo humano de manera holística. Pero la sanación pránica va más allá, pues afirma que el cuerpo humano se presenta en dos dimensiones. La primera, es la dimensión física y visible del cuerpo, la que todos conocemos. La segunda se trata de un cuerpo energético, que solo logra verse a través de dispositivos especializados. La sanación pránica se concentra entonces en ésta dimensión, el cuerpo energético. Es allí donde se aplica y retira energía, utilizando las manos.

Imagen para la sanación pránica

Imagen para la sanación pránica

Según sus defensores, la sanación pránica utiliza las leyes naturales y las usa a su favor con el propósito de facilitar y acelerar la recuperación del organismo afectado. También evita las complicaciones y dificultades que podrían presentarse en el proceso de curación. Una de las creencias principales de la sanación pránica es que, cuando el cuerpo está enfermo o en sufrimiento, se ve afectado el campo energético del cuerpo que se mencionó arriba; donde radica la fuerza de la vida. Lo que se busca a través de la imposición de manos, es ayudar a recuperar el campo energético del cuerpo, recargándolo y fortaleciéndolo.

Los especialistas del campo afirman que de ninguna manera se trata de un reemplazo a la medicina tradicional; sino que más bien la complementa y facilita la recuperación, de manera que la solución planteada por el médico surta el efecto deseado. También afirman que no se trata de una práctica complicada o exclusiva, sino que es muy fácil de aprender por cualquier persona; esto con el simple hecho de prestar atención y conocer los conceptos básicos. De esta manera, puede aplicarse en la familia, entre la pareja, amigos u otros, al padecer alguna dolencia o malestar, para localizar una fuga o bloqueo energético y repararlo de ser posible. No amerita el contacto físico como tal; pues como se mencionó arriba, la sanación pránica trata el campo energético del individuo y no su dimensión física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies