no comments

Semillas en la alimentación

Las semillas son excelentes alimentos para equilibrar y regular las funciones del organismo. Descubre cuales son las semillas más poderosas.

Conocidas por completar una alimentación saludable y proveer de nutrientes esenciales a nuestro organismo, algunas semillas merecen una atención especial para formar parte integral de nuestras comidas del día a día. Pequeñas en tamaño, pero gigantescas en relación a los poderes y beneficios, estos notables alimentos se han convertido en un ingrediente responsable para mejorar la dieta y favorecer, incluso, en la búsqueda de la pérdida de peso.

Versátiles, sanas y sabrosas, las semillas de lino y chía, por ejemplo, son alimentos que ayudan a completar el cuadro nutricional necesario para nuestro bienestar, logrando, de esta manera, equilibrar las funciones de nuestro organismo. Ricas en omega 3, fibra dietética, vitaminas y minerales, estos alimentos pueden formar parte de preparaciones dulces o saladas, mejorando el sabor de una larga lista de platos en que tienen la función de ingrediente principal. Sin embargo, además de las funciones nutricionales básicas, las semillas aportan otros beneficios a nuestra salud:

Las semillas ayudan en la reducción del riesgo de enfermedades crónicas. Mejoran la salud del corazón, el sistema inmunológico, reducen los síntomas de la menopausia, mejoran la salud gastrointestinal, preservan la salud del tracto urinario, motivan acciones anti-inflamatorias, disminuyen la presión arterial, protegen la visión y disminuye los efectos de la osteoporosis. A continuación te hablamos más sobre el consumo de 5 semillas esenciales que debemos incluir en nuestra dieta.

Semillas en la alimentación

Semillas en la alimentación

5 semillas esenciales para nuestro bienestar

1 – Linaza: Rica en omega 3, el ácido graso es un excelente protector del corazón, reduciendo los riesgos de enfermedades cardiovasculares; así mismo, la linaza contiene sustancias llamadas fitoestrógenos, que son moléculas similares a la hormona estrógeno, siendo interesante su consumo por parte de las mujeres en el período de la menopausia, ya que aminora los síntomas de la misma.

Consumo: La linaza puede ser añadida en pequeñas porciones de frutas, en vitaminas, gelatinas, tortillas e, incluso, en rellenos.

2 – Semillas de sésamo: Fuente de fibra dietética, el sésamo ayuda a que el intestino se mantenga sano; ayudando, así mismo, en la disminución de los niveles de colesterol. El sésamo es una importante fuente de calcio, siendo muy interesante para la promoción de una buena salud ósea y dental, actuando también en la prevención y el tratamiento de los síntomas asociados al TPM (Trastorno Pre-Menstrual).

Consumo: Las semillas de sésamo pueden ser implementadas en ensaladas o en la preparación de carnes y pastas. El alimento también es muy común en la alimentación japonesa, componiendo temakis, sushis y sashimis.

3 – Chía: Conocida como un “súper alimento”, la chía hace honor a su nombre: Es una fuente importante de fibras, que en contacto con líquido se convierten en una especie de gel con la capacidad de retardar el vaciamiento gástrico, con lo que el hambre tarda más en aparecer; tiene la capacidad de mejorar los niveles de colesterol en la sangre; también tiene un papel interesante en la prevención de la Diabetes tipo 2, lo que hace más lenta la absorción de azúcar en la sangre.

Consumo: Jugos detox, porciones de frutas, yuca, empanizados, vitaminas, colágeno y soufflés son buenas opciones.

4 – Semillas de girasol: Ricas en vitaminas y minerales, estas semillas ayudan a mejorar nuestro sistema inmunológico: Son fuentes interesantes de selenio, mineral que mejora las funciones de la tiroides, posee actividad antiviral y antioxidante, ayuda a eliminar los metales pesados y tóxicos del organismo. También contiene vitamina E, que es un poderoso antioxidante, previniendo enfermedades cardiovasculares y reduciendo el riesgo de cáncer.

Consumo: Tras ser triturada, la semilla puede incluirse en la preparación las masas de tartas o pasteles salados, mezclarse con cereales y consumirse junto con yogur.

5 – Semillas de calabaza: Son ricas en magnesio, un mineral muy importante para el buen funcionamiento del cuerpo como un todo, envuelto en muchas reacciones biológicas en el organismo. El magnesio está relacionado con la mejora de dolores de cabeza, nerviosismo, depresión, ansiedad, insomnio, hipertensión arterial, reduce la inflamación, ayuda en la prevención de la Diabetes tipo 2 y mejora de la función intestinal.

Consumo: Mezclado con frutas, jugos o vitaminas.

Las semillas y el yogur

De forma ligera y altamente beneficiosas para el organismo, las semillas pueden ser añadidas al yogur. En la primera comida del día o como aperitivo de la tarde, van a añadir una buena cantidad de nutrientes importantes a tu alimentación, ayudando a que tu organismo se mantenga saludable y haciendo que funcione de la manera adecuada.

Agregar semillas en el yogur es una excelente estrategia nutricional, proporcionando muchas fibras que, asociadas a las proteínas y grasas presentes en el yogur, darán sensación de saciedad por un largo período de tiempo, siendo muy interesante para las personas que están en proceso de adelgazamiento. Además de contribuir bastante a una mejora de la función intestinal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies